Tarta de obleas con dulce de leche y frutos rojos

Una tarta muy original y mucho más ligera que las tradicionales, con el toque de los frutos rojos y el dulce de leche. Aprende a prepararla con esta receta infalible.

Ingredientes:

  • Un paquete de hojas de pasta brick
  • 250 gramos de nata para montar
  • 250 gramos de dulce de leche
  • Frutos rojos variados
  • Azúcar glas
  • Aceite de oliva para freír.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Fruta

Elaboración:

  1. Cortar la pasta brick en 9 láminas cuadradas.
  2. Freír en aceite alto las láminas de una en una, hasta que se doren.
  3. Eliminar el exceso de aceite con un papel absorbente.
  4. Para el relleno, colocar en un bol nata y montar con ayuda de unas varillas eléctricas. Es fundamental que tanto la nata como el bol y las varillas estén bien frías para que la nata monte bien.
  5. Añadir el dulce de leche.
  6. Retirar el hueso de unas cuantas cerezas y trocear las fresas.
  7. Para montar la tarta coloca en un pie tres láminas de masa como base y, a continuación, untar con el relleno de dulce de leche y colocar unas cuantas frutas rojas.
  8. Alternar con las 9 láminas, el relleno y los frutos rojos.
  9. Para finalizar coloca frutas rojas enteras a modo decorativo.
  10. Espolvorea con azúcar glas y servir. 

 

Así puedes preparar esta original tarta de obleas:

Catalina, de la escuela de cocina The Good Food Company, nos da las claves para que este postre quede perfecto. ¡No te pierdas el vídeo!

Todo sobre la tarta de obleas con dulce de leche y frutos rojos:

Si estás buscando un postre ligero y que no sea muy complicado de elaborar, prueba esta deliciosa receta que nos propone The Good Food Company: una tarta de obleas con frutos rojos y dulce de leche. Una combinación de texturas crujientes que va a entrar directo a tu recetario.

El ingrediente más importante de esta tarta de obleas es la pasta brick, una masa hecha a base de sémola de trigo originaria de Marruecos y Túnez. La masa brick se puede hornear o freír, un punto de versatilidad interesante para poder preparar diversos platos tanto dulces como salados.

En esta ocasión es necesario freír cada hoja por separado en aceite muy caliente. Puedes controlar, con ayuda de una espátula, que la masa no se deforme en exceso y quede lo más plana posible, sin burbujas que impidan que estén estables en un plato o bandeja. Un buen truco para manejar las hojas sin que se te peguen es que se mantengan húmedas. Puedes tapar con un paño las que aún están crudas mientras fríes el resto una a una. Una vez cocinadas, te aconsejamos que retires el posible exceso de aceite con papel de cocina y que pongas un papel entre oblea y oblea mientras se enfrían para que no se peguen.

En esta receta puedes incorporar los frutos rojos que más te gusten, alimentos populares por su poder antioxidante y vitamínico. Si no eres muy fan del dulce de leche, puedes aportar el toque jugoso con nata montada, chocolate negro o con mermelada. La masa brick tiene la ventaja que admite cualquier tipo de ingrediente, por lo que podrás experimentar con los dulces que más te gusten.

Para la presentación de este postre, es buena idea que no coloques los cuadrados perfectos uno encima del otros, sino que le des forma de espiral para que las puntas de los cuadrados sobresalgan. El azúcar glas para finalizar también lo mejora visualmente  y le da un extra de dulzor.

Continúa leyendo nuestras recetas...