Musaka vegetariana: un plato griego para chuparse los dedos

Este plato -similar a una lasaña- está compuesto por un delicioso sofrito de tomate, verduras y patata. ¡No te pierdas su versión vegetariana!

musaka vegetariana
iStock

¿Alguna vez has oído hablar de la musaka? Este plato tradicional de Grecia (aunque muy consumido en los países Bálticos y de Oriente Medio) es una auténtica delicia: parecido a una clásica lasaña italiana, se prepara con carne de cordero picada, salsa de tomate y otros vegetales como la berenjena, el calabacín o la patata, en forma de pastel.

Una receta contundente, que a menudo adorna las mesas de celebraciones y fiestas, y que gracias a todos sus ingredientes, es capaz de saciar durante casi un día entero. Nosotras te proponemos ahora una versión algo más ligera -y vegetariana- que sustituye la carne por verduras -pero que conserva todo su sabor- y que sí podrás tomar en tu día a día. ¡Incluso en los días en los que tengas prisa! ¿Interesada en preparar una deliciosa musaka vegetariana? ¡Toma nota!

Ingredientes que necesitas:

  • 2 berenjenas grandes
  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria
  • 1 ajo
  • Cuatro patatas
  • 1 cebolla
  • 250 ml de tomate triturado
  • Un par de rodajas de queso mozzarella
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Paso a paso

Para empezar lava las berenjenas, córtalas en tiras muy finas y cólocalas en una fuente. Sálalas y déjalas reposar durante media hora. Mientras tanto, corta también el láminas el calabacín y las patatas; y pica muy bien el ajo, la cebolla y la zanahoria.

Pon una sartén al fuego con 3 cucharaditas de aceite de oliva y rehoga en ella el ajo, la cebolla y la zanahoria picadas durante 10 minutos. Añade después el tomate triturado, una pizca de sal y de pimienta negra y deja el sofrito cocinar otros 10 minutos a fuego lento. 

Engrasa una fuente de horno grande con un poco de aceite y coloca en la base una capa con las patatas cortadas en láminas del principio. Después vierte parte de la mezcla del sofrito de la sartén, y a continuación coloca las láminas y tiras de berenjena.

Cubre la musaka con más sofrito de tomate y con el resto de láminas de calabacín y berenjena. Termina colocando las rodajas de queso mozzarella y espolvoreando por encima una pizca de pimienta molida y mete la fuente al horno, cubierta con papel de aluminio.

Hornea la musaka durante una hora a 190ºC, pasado ese tiempo sácala y déjala enfriar… ¡y ya estará lista para ser disfrutada! Cuando la sirvas, puedes decorarla con unas hojitas de perejil o albahaca fresca. ¡Estará deliciosa!

Continúa leyendo