Pavo en salmuera con cebollas asadas

Una versión original que no hace falta esperar a Acción de Gracias para disfrutar...

Ingredientes:

Pexels
Pexels
  • 1 pavo fresco de 5 a 7 kilos
  • Sal
  • 4 cucharadas de sirope de arce
  • Media taza de mantequilla sin sal, derretida
  • 1 cucharada de pasta de chile (harissa o chipotle) ​​y más al gusto
  • 8 a 10 cebollas medianas, rojas y blancas en proporciones al gusto, peladas y cortadas en cuartos
  • 1 a 2 cucharadas de aceite de girasol u otro aceite apto para altas temperaturas
Tiempo de preparación: + de dos horas
Tiempo de cocción: 121 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Carnes

Elaboración:

  1. 1 a 2 días antes de servir: limpiar bien el interior del pavo. Se le puede pedir al pollero si no sabes hacerlo y este es de confianza.
  2. Espolvoree todo con sal, usando aproximadamente 1 cucharada por cada 2 kilos de ave, incluso algunas en las cavidades, por dentro. Cubre sin apretar con plástico y colócalo en el refrigerador durante 1 a 2 días, y hasta 4 a 5 horas antes de que planees servirlo.
  3. 1 a 2 horas antes de asar: retirar el plástico y desechar los jugos que se hayan acumulado alrededor del pavo.
  4. Deja que alcance la temperatura ambiente, lo que llevará de 1 a 2 horas. No es necesario enjuagar la sal del ave.
  5. Dos o Tres horas y media antes de servir: precalienta el horno a 225-230 grados y coloca una rejilla en el nivel más bajo.
  6. En este punto, puedes rellenar el pavo con lo que desees. Limón, hierbas, otros citricos, alguna cebolla más, ajo, etcétera. Ata las patas de la pieza con hilo de cocina o cuerda. Reserva una vez lo pongas en una bandeja para hornear.
  7. Por otro lado, mezcla las cebollas picadas e cuartos con un chorrito de aceite y colócalas alrededor del pavo.
  8. Combina una cucharada de mantequilla derretida con el jarabe de arce y la pasta de chile en un tazón pequeño, batiendo hasta que quede suave.
  9. Con un pincel o con las manos, cepilla el pavo con esta mezcla.
  10. Asa el pavo de 25 a 30 minutos y entonces reduce la temperatura del horno a 155 grados aproximadamente.
  11. Al bajar el calor, rocía con una cucharada de la mantequilla restante y hazlo varias veces más, de forma periódica. Como te quedarás sin mantequilla, en ese momento aprovecha el juego que va quedando en el fondo de la bandeja de hornear para mojar el pavo. Gira también los trozos de cebolla.
  12. Antes de sacarlo, tenlo otra tanda de horno por el lado opuesto al pavo para que se haga de forma uniforme. Es decir, dale la vuelta.
  13. Los últimos 5 o 10 minutos, cuando veas que ya está a punto, sube de nuevo la temperatura un poco para que la piel se quede crujiente antes de servir.
  14. En total, como referencia, ten en cuenta que un pavo de 6 kilos aproximadamente necesitará de dos horas a dos horas y media de asado, pero es importante mantenerlo vigilado porque depende del horno y de la pieza.
  15. Deja el pavo que repose una vez hecho, y a los 5-10 minutos corta y sirve. Usa un cuchillo afiliado que te ayude a sacar bien toda la carne de la pieza. Y hazlo dentro de la bandeja para que los jugos no se pierdan.
  16. En esos minutos de reposo, prepara la salsa para acompañarlo junto a las cebollas y una pizca de sal y pimienta. Para la salsa, basta con no desaprovechar nada de los jugos generados. Si es mucha, puedes reducirla, aunque si no has añadido caldo antes de hornear, no hará falta este paso. 

Nota: puedes añadir además de ajo, limón o hierbas al pavo, caldo de ave antes del horneado, pero la receta original prefiere hornearlo en seco. Puedes probar y decidir qué versión te convence más. 

Continúa leyendo nuestras recetas...