Pimientos rellenos de morcilla con falso pil - pil de piquillos

Bienvenidos al maravilloso mundo de los pimientos rellenos, y digo esto, porque ya sabéis que esta es una de esas recetas que la podemos hacer de mil formas diferentes, con mil rellenos diferentes e infinidad de salsas. En esta ocasión: rellenos de morcilla con falso pil pil de piquillos.

Esta es una receta que me encanta. Es como una especie de "trampantojo" de morcilla con tomate y pimientos, puesto que al metértelo en la boca es ese mismo sabor el que te viene a la cabeza. ¡Increíble! Ya vais a ver que es una receta muy sencilla de hacer.

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Verduras

Ingredientes:

Pimientos rellenos de morcilla con falso pil - pil de piquillos
Foto: Istock

Elaboración:

Empezamos con las morcillas. Yo personalmente para este tipo de platos, siempre uso morcilla de arroz. Si me preguntáis cual, uso la de la marca Ríos, es una morcilla de arroz de Villarcayo que está muy bien de precio, la podemos encontrar en cualquier supermercado y además esta buenísima.

Con un cuchillo le haremos un corte en la tripa (la piel de fuera de la morcilla), y vamos a sacar lo que es la carne, ponemos una sartén con un poco de aceite oliva virgen y rompiéndola con las manos la echamos. A continuación picamos 4 pimientos rojos del piquillo (los mismos que vamos a usar para rellenar) y lo añadimos también. En este caso no es necesario sal pimentar puesto que la morcilla ya está bien especiada y tiene mucho sabor.

Una vez pasados unos 5 minutos, escurrimos bien todo y lo reservamos en un bol.

La elección del pimiento tampoco es demasiado importante, digo esto porque a día de hoy todos los pimientos del piquillo están muy buenos, la diferencia es que sean nacionales o de importación y por supuesto ello va a repercutir en lo que nos cuesten unos y otros. Yo os diría que compréis un pimiento de aquí, por ejemplo los navarros o los riojanos, están todos ellos buenísimos.

Sea cual sea vuestra elección, abrimos el tarro de pimientos y los echamos en un escurridor para quitarle todo el caldo que tengan y ese caldo lo vamos a guardar para hacer luego nuestro falso pil-pil. Con una cuchara pequeña iremos rellenando uno a uno cada pimiento hasta tener los 16 que nos hacen falta para nuestro plato de hoy, una vez los tengamos los dejamos en una bandeja a temperatura ambiente.

Vamos ahora con nuestra salsa: para ello vamos a meter en el vaso de la batidora 10 pimientos del piquillo, la salsa de tomate, la nata, una pizca de sal, una pizca de pimienta negra y el caldo que hemos reservado del tarro de piquillos. Y poco a poco lo iremos batiendo todo hasta tener una salsa cremosa y homogénea. Si vemos que nos queda espesa, la podemos aligerar con un poquito de agua.

Una vez la tengamos, la pondremos en un cazo a fuego bajo durante unos 10 minutos para que se nos vaya cocinando.

Para el emplatado vamos a usar un plato grande de cristal, pondremos los 4 pimientos de cada ración y por encima le naparemos con nuestro falso pil-pil de piquillos, picar un poco de cebollino, espolvorear por encima y listos para comer.

Una receta diferente, rápida y sencilla de preparar pero super rica. Ya sabéis, cocinar en compañía siempre es mejor.

También te puede interesar:
Javi Sierra

Javi Sierra

Popular cocinero y presentador de TV en la ETB -la televisión pública vasca-, al frente de dos programas con gran audiencia y fidelidad: ‘Juego de cartas’ y ‘El club del tupper’. Tiene un restaurante en Logroño, ‘La cuchara de Baco’, bodega propia en Rioja Alavesa y está inmerso en otros proyectos de restauración.

Continúa leyendo nuestras recetas...