Pollo al horno con lima, naranja y limón

Al incluir otros cítricos a la habitual salsa de limón, el plato gana en frescura y originalidad.

Ingredientes:

  • 4 muslos enteros de pollo (con el contramuslo)
  • 3 naranjas
  • 2 limas
  • 1 limón
  • azúcar
  • sal
  • pimienta
Tiempo de preparación: 5 minutos
Tiempo de cocción: 45 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Carnes

Elaboración:

  1. Limpiar el pollo retirando el exceso de grasa con un cuchillo. Exprimir los cítricos y reservar 100 ml en un bol aparte. Antes de exprimirlos, hacer unas tiras de piel con un pelador y sin la parte blanca interior.
  2. Cortar las pieles en juliana muy fina y blanquearlas con agua hirviendo. Enfriar y repetir. Reservar.
  3. Elaborar un almíbar con el zumo de los cítricos. Si salen 200 g de zumo, añadir 120 g de azúcar. Ponerlo en un cazo, llevarlo a ebullición y, cuando tenga textura de jarabe, retirarlo y añadir las pieles cortadas en juliana.
  4. Precalentar el horno a 180 °C. Salpimentar los muslos y ponerlos en una fuente. Tenerlos en el horno durante 45 minutos. Pasados 15 minutos, verter el vino blanco regando los muslos para hidratarlos. Luego, cada 5 minutos, pintar los muslos con el jugo de cítricos reservado hasta el final de la cocción.
  5. Poner el muslo en un plato y pintarlo con el almíbar. Decorarlo con unas hojas de espinaca pequeñas o unos brotes y espolvorear pimienta recién molida.

Guía definitiva de los cítricos

Los cítricos son un conjunto de frutas del género Citrus, que provienen del Mediterráneo oriental. En un principio se empleaban en medicinas y cosméticos. Posteriormente, se fueron introduciendo en otros países y comenzaron a utilizarse en la cocina.

Existen multitud de variedades y algunas frutas son híbridos de varias clases. Los tipos de cítricos más comunes son la cidra, la lima, el limón, la mandarina, las naranjas y el pomelo o toronja.

La cidra es el fruto originario y proviene de las montañas del Himalaya. Aunque posee poco jugo, su aroma es muy intenso. En el caso de la lima, se trata del más ácido de todos, ya que un 8 % de su composición es ácido cítrico. El limón tiene un 5 % de ácido cítrico y posee un sabor fresco. Suele utilizarse para aderezar platos como ensaladas (en sustitución del vinagre) y en bebidas, especialmente en cócteles y en limonadas.

En cuanto a la mandarina, es una fruta proveniente de India y China que lleva cultivándose más de 3.000 años. Tienen un tamaño algo inferior que la naranja y son más achatadas. Su olor es también muy intenso y recuerda al de la naranja.

La naranja es el cítrico más popular. Se estima que tres cuartas partes de la producción de frutos cítricos son de naranjas. Su versatilidad y su sabor dulce las convierte en unas de las frutas favoritas de muchos.

Las propiedades nutricionales de estas frutas son muy variadas, aunque la vitamina C es el componente más destacado. La vitamina C (o ácido ascórbico) es un antioxidante muy importante que favorece la formación de glóbulos rojos y de colágeno. Además, este ácido interviene en la absorción del hierro.

Otros componentes muy importantes son la vitamina B9 (ácido fólico), la pro-vitamina A (betacaroteno), citroflavonoides, glutamato monosódico y el potasio, un mineral indispensable para nuestro organismo. Asimismo, los cítricos suelen contener mucha fibra, especialmente en su pulpa. Una correcta cantidad de fibra ayuda a regular nuestro tránsito intestinal.

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}