Cómo educar bien a tu loro

Si decides domesticarlo, primero debes ganarte su confianza con respeto, paciencia y mucho cariño.

Si decides domesticarlo, primero debes ganarte su confianza con respeto, paciencia y mucho cariño.

 

¿Estás decidido a domesticar un loro? Lo primero que debes hacer es considerar las especies más capaces de aprender y las más adecuadas para la vida con el hombre.

 

Entre las más fáciles de domesticar están las cacatúas y los loros de talla pequeña, como los inseparables; aunque si se les empieza a educar desde que nacen, cualquiera responderá muy bien.

 

Cuanto más joven sea el animal en el momento en el que inicias tu relación con él, más fácil y más completo resultará su adiestramiento.

 

Más difícil si es adulto

 

- La domesticación deberá realizarse poco a poco, sin obligar nunca al animal, de manera que sea el loro quien, por instinto y curiosidad, intente acercarse a ti.

 

- Solamente cuando el loro haya adquirido confianza en su amo ya no habrá límites para entablar una relación amistosa.

 

- Al principio, si el pájaro es muy joven, la mejor manera de acercarte a él es convertirte en la persona que lo alimenta. Así, poco a poco, el loro irá adquiriendo cada vez más confianza.

 

- Si el pájaro es ya un adulto, su adiestramiento resulta algo más difícil. En este caso, lo primero que debes hacer es acercarte a la jaula un poco cada día. Cuando el animal ya no se agite con tu presencia, empieza a darle trocitos de fruta a través de los barrotes.

Ten paciencia

 

- Poco a poco, el loro empezará a coger lo que le ofreces; es el momento de pasar a la fase siguiente, que consistirá en abrir la puerta de la jaula para intentar atraerlo a tu lado.

 

- No existen tiempos preestablecidos para lograr estos pasos; el tiempo necesario depende de la especie, de la edad y del carácter de cada animal.

 

- Aunque son necesarios como mínimo cinco meses para llegar a conquistar su confianza, recuerda que el aprendizaje ha de basarse fundamentalmente en las normas básicas de la enseñanza a cualquier animal de compañía: introducción gradual de las lecciones, repetición de los ejercicios y ofrecerle alguna recompensa por sus esfuerzos.

 

- Primero debes conseguir que los ejercicios se realicen con constancia y, sobre todo, con mucha paciencia. Además, cada vez que el pájaro haga lo que le pides, deberá recibir algún premio.

 

- Recuerda que nunca hay que forzarlo, y si notas que está desganado durante algunos días, es conveniente que vigiles su estado de salud.

Cada uno a su ritmo

 

- Si se les acostumbra desde pequeños, todos los loros logran aprender algunos sonidos, sobre todo el de la “r”, que es el que les resulta más difícil.

 

- Cada animal requiere un tiempo de aprendizaje. Los jóvenes consiguen realizar imitaciones con mayor rapidez que los ejemplares adultos.

 

- Es importante que retires todos los juguetes y objetos de la jaula mientras intentas conseguir que el loro hable. Evita que se distraiga, pues su atención debe estar completamente centrada en ti.

 

- Las lecciones han de ser cortas para no cansar al pájaro.

 

- Algunos loros, como el yaco de cola roja, son excelentes imitadores que se dejan adiestrar con facilidad.

Continúa leyendo