7 consejos para congelar bien los alimentos

Es imprescindible saber cómo congelar los alimentos porque no todos tienen las mismas propiedades ni reaccionan igual al frío. Sigue estos 7 y haz de la congelación tu mejor aliada para conservar la comida y ahorrar tiempo.

Es imprescindible saber cómo congelar los alimentos porque no todos tienen las mismas propiedades ni reaccionan igual al frío. Sigue estos 7 y haz de la congelación tu mejor aliada para conservar la comida y ahorrar tiempo.

 

Antes de nada, hay que recordar que no hay que perder la cadena del frío: los alimentos que se compran congelados deben pasar el menor tiempo posible a temperatura ambiente si se va a volver a meter en el congelador. De esta manera se evita que se creen microorganismos negativos.

 

1. Almacenar los diferentes tipos de alimentos en distintas bolsitas o recipientes y ponerles una etiqueta de identificación. Así sabrás lo que tienes en el congelador de un vistazo.

 

2. No todos los alimentos se congelan de la misma manera.

La carne: hay que limpiarla, quitando huesos, grasa etc., y  hacer las porciones como prefieras. Es preferible que sean porciones equivalentes a una ración de comida o dos. Una verz cortada, se mete en sus bolsitas con una etiqueta.

Las verduras: en general no es conveniente congelarlas si se compran frescas, pero si se hace, antes se deben limpiar y escaldar para eliminar las bacterias.

El pescado: es imprescindible limpiarlo bien antes de congelarlo, descamarlo, quitarle las tripas y la cabeza. Después debe envolverse siempre en papel de aluminio o film.

Los huevos: no pueden congelarse con cáscara porque que estallarían. Es mejor abrirlos y ponerlos en un vasito o recipiente tapado o con un film transparente.

 

3. Algunos alimentos no aceptan la congelación o pierden muchas de sus propiedades: los guisos, los fritos, los pasteles y algunas salsas a base de huevo. La leche y sus derivados (yogur, queso) tampoco son muy indicados para congelar. Las frutas tampoco se congelan bien (una buena idea es pelarlas y cubrirlas de almíbar).

4. Hay que evitar congelar y descongelar varias veces el mismo alimento. Esto puede provocar la pérdida de calidad del producto e incluso que se lleguen a producir intoxicaciones alimenticias.

 

5. Los recipientes más recomendados para envasar los alimentos son los de plástico: puedes congelar y descongelar en el mismo envase, e incluso meterlos en el microondas.

 

6. ¿Y para descongelar? Hay que hacerlo despacio, metiendo el alimento congelado en la nevera para que, durante varias horas, vaya adaptando su temperatura. Es mejor ponerlo sobre un plato que recoja el agua que sobra… También se puede meter el alimento (bien envasado) en agua fría (nunca caliente): ayudará a derretir el hielo y a subir la temperatura del congelado.

 

7. Al descongelar hay que tener mucho cuidado con los cambios bruscos de temperatura, ya que los alimentos pueden contaminarse o estropearse. Por eso, nada de descongelar a temperatura ambiente cuando haga mucho calor o esté puesta la calefacción.

 

- Con información de Monte Pinos Selección

Continúa leyendo