Revista Mía

Evita intoxicaciones alimentarias cocinando de forma segura

Un pequeño gesto puede esconder un mal hábito, conoce lo imprescindible para que tu cocina sea segura al máximo y evitar sufrir una intoxicación alimentaria.

Si alguna vez has descongelado el pollo debajo del agua caliente porque ibas con prisa y necesitabas meterlo ya en el horno, te has comido un yogur o algún otro alimento caducado porque has pensado que quizá aguantaba un poco más o has secado los platos con un paño de tela tras lavarlo, has subestimado los riesgos de algunos de los principales patógenos en las cocinas o, lo que es peor, has cometido errores que no sabías que estabas cometiendo porque simplemente no conoces las reglas básicas de seguridad alimentaria.
Las consecuencias de hacer alguna de estas cosas pueden ser tan peligrosas como la contaminación microbiana de los alimentos y, a veces, intoxicaciones que no sabemos muy bien de dónde vienen y de las que en demasiadas ocasiones echamos la culpa al tendero, al granadero o al agricultor sin tener nada que ver.
Para evitar estas intoxicaciones (que se producen mucho más frecuentemente de lo que pensamos), lo mejor es conocer de qué modo solemos meter la pata en nuestra cocina para así tratar de corregir algunas de las costumbres (algunas muy arraigadas), bien porque lo hemos hecho toda la vida o porque no sabemos cómo se debe hacer.
Si bien lo cierto es que manipular adecuadamente los alimentos es de vital importancia para prevenir enfermedades e intoxicaciones y que todos conocemos las normas básicas de higiene a la hora de cocinar (como la importancia de lavarse las manos o limpiar bien los alimentosen muchas ocasiones se nos escapan otras directrices que hay que tener en cuenta para garantizar que la comida está libre de bacterias, virus y otros microorganismos que puedan darnos algún que otro susto. Los patógenos, los que provocan enfermedades, pueden multiplicarse de forma rápida a temperatura ambiente, sobre todo si esta es elevada. Por estos motivos nuestra cocina se convierte en su lugar favorito.
Si quieres aprender a evitar estos problemas, toma nota de los 13 errores de seguridad alimentaria que cometemos con más frecuencia en la cocina y aprende cómo corregirlos. ¡Te evitarás más de un disgusto!
tracking