Revista Mía

Recetas para cogerle gusto a la coliflor

Vamos a intentar convencerte de que te apetezca meterla en tu carro de la compra y no salir corriendo cuando la veas en la frutería.

Coliflor. Hay gente bien mayor ya, padres y madres muchos, a los que todavía les genera rechazo esta palabra. No soportan el nombre, tampoco el olor y mucho menor el sabor. Así de potentes son los recuerdos culinarios en el cerebro porque muchos llevan años sin darle una oportunidad.
Y para darle una oportunidad a algo que no te gusta es más fácil buscar nuevos caminos para que resulte atractiva y no recuerde a aquella receta de mamá o de la abuela que era protagonista de tus peores pesadillas. Así que, como queremos reivindicar las virtudes de este vegetal que nutricionalmente ya sabemos todos que es una maravilla (es rica en fibra y antioxidantes, además contiene 3 gramos de grasa por cada 100 en crudo, entre otros beneficios) hemos hecho un esfuerzo por recopilar algunas ideas para cogerle gusto a la coliflor.
Muchas de las ideas buscan disimular, como verás, la coliflor, pero también incluimos ideas para personas que no tienen problema en tomar esta verdura tan completa que merece mucho la pena incluir en el menú casero habitual de la familia. En ningún caso, eso sí, verás coliflor hervida o salteada sin más, porque para eso no hay que pensar, ni cocinar, ni saltear mucho.
Hay muchas opciones pensadas para familias con peques, soluciones sencillas para incluir la coliflor en el menú de casa pero que sean originales y ricas al mismo tiempo. Y también una sorpresa final en forma de dulce… con coliflor, sí. Porque es mucho más y mucho mejor de lo que su olor tan fuerte dice ella. Haznos caso, deja que pase esa primera mala sensación que entra por el olfato porque no te arrepentirás. Estamos seguros de que encontrarás al menos una manera de que te apetezca añadirla a tu carro de la compra y no salir corriendo cuando la veas.
En definitiva, puede que sigas sin querer comer esta verdura de la misma familia que el brócoli, el romanescu, el repollo, la col, la berza o las coles de Bruselas después de leer estas ideas, pero por lo menos no podrás decir que no conoces alternativas diferentes para prepararla.
tracking