Revista Mía

Los mejores trucos para hacer magdalenas caseras

Toma nota de los mejores trucos para conseguir unas magdalenas perfectas con aceite de oliva, te quedarán súper esponjosas, suaves y riquísimas.

Las magdalenas son el bocado perfecto, unos bizcochitos individuales súper esponjosos que siempre nos preparaban nuestras abuelas a la hora de merendar. Se preparan con ingredientes básicos que siempre tenemos en casa y si sigues nuestros consejos, prepararlas te resultará muy sencillo, ya que siguiendo 5 trucos básicos, te quedarán inmejorables.

1. Ingredientes a temperatura ambiente

En casi todas las recetas de repostería es recomendable que los ingredientes estén a temperatura ambiente, de modo que sea más fácil integrarlos en la masa para conseguir esa textura homogénea. Lo más importante, es que las grasas que vayamos a utilizar, como por ejemplo la mantequilla, estén a temperatura ambiente de manera que sea mucho más moldeable a la hora de integrarla junto con los demás componentes de la masa de las magdalenas.

2. Espumar bien los huevos

Batir los huevos junto con el azúcar de forma correcta es uno de los pasos más importantes para que el resultado sea el esperado. De esa forma lo que se consigue es que al hornear la masa, las magdalenas queden más esponjosas gracias al aire que se incorpora al batir con las varillas. La mejor forma de hacerlo es con unas varillas eléctricas para que no te canses de batir. Habrás logrado la textura perfecta cuando la crema obtenida tenga una consistencia cremosa y haya cambiado su color hasta que sea algo blanquecino.

3. Refrigerar la masa antes de hornear las magdalenas

En cuanto tengas lista tu masa de magdalenas y mientras el horno se está precalentando, otro truco infalible es guardar la masa en la nevera en un bol de acero inoxidable que se enfríe lo más rápido posible. De esa forma tus magdalenas subirán más cuando las introduzcas en el horno y el resultado serán unas magdalenas súper esponjosas.

4. Rellenar las cápsulas dos tercios de su capacidad

Como la masa de las magdalenas subirá mientras estén cocinándose en el horno, no cometas el error de rellenar las cápsulas enteras porque si lo haces, lo único que conseguirás es que la masa rebose por los bordes y ensucies toda la bandeja del horno. Para ello, no tendrás que pesarlas ni nada por el estilo, será suficiente con que rellenes dos tercios de la capacidad de las cápsulas para que cuando suban, alcancen el volumen idóneo. Para hacerlo controlando la cantidad, un buen truco es rellenarlas con una manga pastelera de boquilla fina. Si lo haces con un cazo y no tienes mucha experiencia, lo más seguro es que te pases con la cantidad y tengas que retirar un poco de la masa con una cuchara.

5. Hornearlas el tiempo necesario y a la temperatura justa

La temperatura idónea para hornear tus magdalenas debe ser de 180ºC y tendrás que hornearlas alrededor de 15 minutos. De esa forma obtendrás unas magdalenas perfectamente cocidas y al mismo tiempo jugosas. Para comprobar que están bien hechas, sólo tendrás que introducir un palillo fino en cualquiera de las magdalenas. Si el palillo sale limpio, tus magdalenas están perfectas, en cambio, si el palillo sale con restos de masa adherida, necesitarán un par de minutos más en el horno.
tracking