Revista Mía

Ensalada fresca de garbanzos con mango y menta

Puedes utilizar garbanzos en conserva, pero intenta aprovechar el líquido que traen, porque contiene muchas de las propiedades nutricionales de la legumbre.

Beneficios del mango

El mango es el fruto del árbol Mangifera, un árbol de la misma familia que el pistacho y el anacardo. Su origen se encuentra en las regiones próximas al Himalaya, en India. Esta región húmeda fue hogar inicial del mango hasta que se extendió a otras zonas cálidas gracias a los comerciantes y a los monjes budistas.
Actualmente, la India produce dos tercios del total de mangos del mundo (14 millones de toneladas) anuales. El mango es la fruta nacional y se la vincula a algunas tradiciones populares del país. No obstante, centrándonos en el fruto, el mango destaca por su increíble sabor y sus excelentes propiedades nutricionales.
El mango es una excelente fuente de vitamina C, vitamina A (betacaroteno) y vitamina E. Esta última es un protector cardiaco que suele encontrarse en otros alimentos también. Además, esta fruta contiene otras sustancias con efectos saludables para nuestro organismo. El ácido málico y el ácido tartárico son dos componentes nutricionales que contribuyen a reducir el efecto de los residuos metabólicos ácidos.
Por otro lado, su composición ayuda a prevenir enfermedades degenerativas y trastornos como la diabetes y enfermedades cardíacas. Aunque el mango contenga hidratos de carbono, no tiene una concentración demasiado alta. Para la piel, puede ser beneficioso gracias al betacaroteno. Además, el potasio y el magnesio contribuyen a mantener unos músculos fuertes y a cuidar nuestros huesos. Asimismo, posee enzimas beneficiosas para el organismo. Estos minerales antioxidantes fortalecen el sistema inmunitario. Al igual que otras frutas, el mango tiene mucha fibra, por lo que es útil para contrarrestar el estreñimiento, regular el sistema digestivo, reducir el colesterol malo y proteger el sistema circulatorio.
Por tanto, el mango es una fruta exótica excelente para nuestros platos y nuestra salud. ¿Te gustaría probarlo? ¡Inclúyelo en tu dieta!

Ficha 

  • Tiempo de preparación + de dos horas
  • Tiempo de cocción 2 horas
  • Porciones 4
  • Tipo de receta Dieta sin gluten
  • Precio -

Ingredientes

  • 500 g de garbanzos
  • 12 tomates cherri
  • 1 cebolla
  • 250 g de espinacas baby
  • 50 g de hojas de menta fresca
  • 1 mango
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva
  • vinagre de frambuesa

Preparación

Lava las espinacas y la menta y sécalas bien

Luego, pela y corta en dados el mango y corta la cebolla en juliana fina

Pon los garbanzos en remojo, por lo menos, 12 horas, en un lugar fresco

Cuando haya pasado el tiempo, escúrrelos con la ayuda de un colador y lávalos bien

Coge una olla y pon agua a calentar a fuego alto

Cuando el agua hierva, añade los garbanzos y tapa

El agua debe cubrirlos por completo y sobrepasarlos al menos 3 cm

Añade un poco de sal

Cuece los garbanzos 10 minutos a fuego fuerte

A continuación, cuélalos, pon agua nueva y deja que se cuezan a fuego lento durante 2 horas

Cuando estén listos, retíralos del fuego y cuélalos

Lava los tomates y córtalos en mitades

Mezcla bien todos los ingredientes, aliña con aceite de oliva virgen y vinagre de frambuesa, salpimienta y sirve en boles

tracking