Batidos de proteínas, ¿sí o no?

Tomar batidos de proteínas, ¿sí o no? Esa es la pregunta que muchos nos hacemos cuando entrenamos, vamos al gimnasio o simplemente queremos ver mejores resultados en nuestro organismo. La leyenda popular y los expertos se enfrentan para dar a conocer los pros y contras que tienen estos suplementos que, a priori, no parecen necesarios en nuestro organismo con una buena alimentación.

Con la llegada del verano son muchas personas las que se han preparado para obtener resultados espectaculares para lucir su cuerpo durante la temporada estival. Pero para ello nos preguntamos:  ¿es necesaria la ingesta de batidos de proteínas?

La leyenda popular incide en que con una buena alimentación, acompañada del entrenamiento diario, sería más que suficiente para obtener las metas propuestas y con ello tonificar y aumentar masa muscular es posible. Sin embargo, y a pesar de lo importante que es mantener una buena alimentación, a veces no es lo único que nos hace falta para lucir el torso deseado o simplemente evitar dañar nuestros músculos en los entrenamientos.

Aunque el consumo de proteínas diario está recomendado en 0,8 gramos por cada kilo que pesa el sujeto, si eres un deportista o entrenas en el gimnasio puedes elevar la dosis proteica hasta los 2 gramos para mejorar tus cualidades y conseguir tus metas propuestas.

Los músculos, como cualquier material elástico, son propensos a romperse durante los esfuerzos o en los entrenamientos. Entre los daños más comunes que se pueden producir en los músculos está la contusión muscular, que no afecta a las fibras musculares pero sí al tejido conjuntivo que rodea al músculo; el calambre muscular, producido por alteraciones metabólicas o de sales minerales o porque el músculo experimenta una contracción súbita al no estar preparado para el entrenamiento; la distensión muscular, cuando el músculo se estira por encima de sus límites pudiendo acabar en contractura; la rotura de fibras, cuando el estiramiento del músculo es muy intenso, dando lugar a una contracción muscular brusca contra resistencia y produciéndose la rotura de fibrillas musculares; o los desgarros musculares, producido por la rotura de varias fibras musculares o por la rotura parcial del músculo, siendo el mecanismo de lesión muy similar al de la rotura de fibras.

Por ello, y para evitar estos sustos durante nuestros entrenamientos en el gimnasio, hay que seguir una serie de indicaciones para cuidarlos ya que son piezas fundamentales en nuestro organismo para proteger los huesos.

Entre estos cuidados a tener en cuenta está la ingesta de batidos de proteínas que, frente a la leyenda popular de que solo tienen contraindicaciones, poseen muchas ventajas para cuidarlos. No son la clave fundamental para poder incrementar masa muscular o rendir obligatoriamente en el gimnasio pero sí que este tipo de suplementos pueden ayudar sobre todo a dietas bajas en proteínas como la que llevan los veganos a que ingieran la cantidad diaria de proteína recomendada. Si, además, lo que buscas es aumentar claramente el volumen de tus músculos, entonces puedes combinar estos batidos con una buena alimentación y entrenamiento para obtener las metas deseadas.

 

Los batidos de proteínas, frente a la leyenda popular de que solo tienen contraindicaciones, tienen muchos beneficios.

¿Qué beneficios tienen los batidos de proteínas?

La proteína es esencial para la vida y para el funcionamiento de nuestros músculos. ¿Y por qué es tan importante? Pues porque nuestro organismo está hecho a base de proteína y grasa. Tomando como referencia la dosis mínima recomendada, la mayoría de la gente cumpliría la necesidades básicas de proteínas únicamente con tomar un batido al día, especialmente las personas que no ingieren cantidad suficiente de poteínas con la dieta, como ocurre con las personas que llevan una dieta vegetariana.

La proteína de suero, también conocida como Whey o Whey protein, es una de las más recomendadas ya queayuda a reforzar el sistema inmunológico debido a que sus componentes están involucrados en diferentes funciones biológicas.

Si pasas muchas horas en el gym, un batido de proteínas puede servir para reforzar ese trabajo duro que realizas consiguiendo que construyas músculo y con ello veas maximizado tu esfuerzo. Además, no olvides que los entrenamientos intensos conducen a daños musculares y en gran parte, los suplementos ayudan a reconstruir todas esas fibras que se debilitan y que en muchas ocasiones se rompen durante los entrenamientos. También ayudan a reducir la fatiga producida día a día en las actividades realizadas.

Ahora bien, los batidos de proteínas no son milagrosos. Para obtener los resultados propuestos debemos acompañarlos en la cantidad necesaria de ejercicio y una alimentación equilibrada y saludable. Un cuerpo 10 no se consigue a base de tomar batidos de proteínas.

Si llevas una planificación diaria de tus comidas, puedes cubrir tus demandas sin necesidad de recurrir a batidos de este tipo. No se tienen que consumir sí o sí batidos de proteína. Son un buen suplemento, pero no deben sustituir las proteínas que tomas con tu dieta habitual.

La Whey protein, o proteína obtenida a través del suero de la leche es la que mejor asimila el organismo.

Otra de las funciones que tienen estos batidos es que te ayudan a perder grasa, gracias al efecto saciante que tienen las proteínas en nuestra dieta. Las proteínas ayudan a que nos sintamos saciados durante mucho más tiempo que si comiésemos, por ejemplo entre horas, cualquier producto hecho a base de grasas e hidratos de carbono, que justo tienen el efecto contrario, el de darnos más hambre. Asimismo el efecto térmico al que obliga para destruir las proteínas hace que consumas más energía que si solo te alimentases a base de carbohidratos y grasas.

¡Pero ojo! Sobre todo para aquellos que entrenan y quieren un aumento muscular, la clave que acompaña a los entrenamientos y a la alimentación, es el descanso. En este momento es cuando el músculo, lejos de las pesas, cintas de correr, elípticas, batidos y comida, se construye.

Algunos expertos afirman que ingerir un batido de proteínas antes de acostarse ayuda al crecimiento muscular, del mismo modo que ingerirlo antes y después de los entrenamientos. Esto último evita que, durante el proceso de catabolización de los alimentos -cuando se está entrenando-, se pierda masa muscular y posterior al entrenamiento permite que se absorban totalmente los nutrientes. Si sigues estas indicaciones, realmente no tendrás problema para hacer crecer tus músculos y para reforzarlos y prevenir posibles futuras lesiones.

Mientras descansamos, el músculo, lejos de las pesas, cintas de correr, elípticas, batidos y comida, se construye.

La proteína de suero es muy efectiva para bajar el colesterol puesto que ayuda a reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno.  También es un buen complemento para bajar la presión arterial.

¿Qué contraindicaciones tienen?

Es verdad que el consumo de proteínas y de batidos tiene muchas ventajas para nuestro cuerpo; también tiene algunas contraindicaciones que debemos saber y tener en cuenta antes y durante la ingesta de los mismos.

Algunas de estas pueden darse si se abusa de los suplementos o no se toman en la justa medida. Entre las contraindicaciones esta que a la larga, niveles altos de calcio en el organismo (proteína Whey) acaben por generar depósitos de calcio en el cuerpo provocando piedras en los riñones además de sobrecargar el riñón debido al exceso de componentes como el nitrógeno, causados por las proteínas, que hacen trabajar a los riñones más de la cuenta para eliminar mediante la orina las toxinas proporcionadas por las proteínas.

Asimismo, los batidos de proteínas contribuyen a que la sangre se acidifique, y debido a esto, el organismo tratará de eliminar este ácido extrayendo calcio de los huesos por lo que traerá consigo, de nuevo recordamos, en excesos elevados, osteoporosis y descalcificación.

Al aumentar los niveles de nitrógeno en sangre las personas que tienen una dieta alta en proteínas son proclives a beber menos agua por lo que acaban cayendo en deshidratación. Por ello se recomienda beber entre ocho y diez vasos de agua.

Aumentar la dosis de proteína puede producir un déficit de carbohidratos en el organismo que acaba por afectar al organismo por falta de glucosa en el cuerpo, lo que es conocido como cetosis. Por ello se recomienda una dieta variada para evitar caer en esa situación.

Por último, y algo relacionado en sí con la alimentación en general, otra de las contraindicaciones es la alergia a la comida. Las personas que sufren intolerancia a la lactosa pueden sufrir problemas. En estos casos se recomienda tomar proteínas de suero aisladas, que contienen menos lactosa, o encontrar un producto que no tenga lactosa. Para evitar estas molestias por los batidos, se recomienda llevar una dieta saludable y balanceada, donde haya de todo.

Aumentar la dosis de proteína puede producir un déficit de carbohidratos en el organismo que acaba por afectar al organismo por falta de glucosa en el cuerpo.

Como conclusión, es importante saber que añadir suplementos proteicos a la dieta puede ser una buena forma de hacer crecer y cuidar nuestros músculos. Pero ¡OJO! Estos nunca deben sustituir a los alimentos reales que proporcionan estos nutrientes. Son unos grandes aliados de nuestros músculos, pero no podemos dejar de lado una buena alimentación, especialmente para aumentantar la masa muscular. Con los batidos de proteínas aumentamos la masa magra, permitimos la recuperación muscular y nos ayudan a perder peso y a reducir la grasa corporal por el efecto saciante entre otros. Pero si abandonamos la alimentación, el ejercicio y el descanso, pensando que la solución a nuestros problemas está en tomar batidos de proteínas, lo único que conseguiremos será dañar la salud.

No obstante, y antes de ponernos a tomar batidos de proteínas a lo loco y sin saber, abducidos por todos aquellos que lo hacen por las redes sociales y que vemos que tiene un cuerpo fitness 2.0, lo recomendable ponernos en contacto con un nutricionista y con nuestros entrenadores para que nos indiquen la cantidad que debemos tomar y si tenemos que añadir o retirar algún nutriente o alimento de nuestra dieta.

Continúa leyendo