El jengibre, Más que un Aliado contra el Frío

Originario de las zonas tropicales del sureste asiático,  destaca como  remedio natural contra el frío. Su función principal es aportar energía calorífica, con lo que estimula la circulación de la sangre y de la energía. Cuando la sangre no tiene suficiente energía para circular, tiende a estancarse y a provocar coágulos y problemas sobre todo en el aparato reproductor femenino, como dolor menstrual, amenorrea, quistes ováricos y tumores uterinos. El jengibre, con su efecto expansivo y calorífico, ayuda a corregir estos problemas. Asimismo, al potenciar el calor corporal, alivia los síntomas del resfriado o la gripe, como la congestión nasal,  los escalofríos, la fiebre y la expectoración, en caso de tos.
También es el remedio natural por excelencia contras los vómitos, mareos o náuseas (en los viajes se aconseja tomar jengibre unas horas antes de salir). En casos de sobrepeso, puede resultar un aliado al aumentar el índice metabólico (el organismo trabaja más y quema calorías) y ayudar a eliminar grasas. Por otra parte, ten cuidado porque no deben tomarlo personas con gastritis, úlcera gastroduodenal o hiperclorhidia.
¿Cómo lo podemos tomar? Siempre es mejor consumirlo fresco que seco. Si lo compras fresco, fíjate en que la piel sea firme y suave, porque si está arrugada su interior será leñoso y estará deshidratado. También lo puedes encontrar en píldoras.

Continúa leyendo