¿Por qué tengo la tripa hinchada?

Tener la tripa hinchada puede ser muy común, y se puede producir por diversas causas. Te ayudamos a solucionarlo.

La sensación de tripa hinchada es bastante incómoda, pero no es cuestión de kilos ni de sedentarismo. Dependiendo del momento en el que te encuentres tendrás la tripa más o menos hinchada. Esto puede ocurrir por varias causas y factores.


El síndrome premenstrual


En esos días, una mujer puede aumentar su peso entre 2 y 4 kilos. En esta fase son los progestágenos los que favorecen la retención de líquidos en el cuerpo. Si te ocurre esto, lo ideal es que bebas mucha agua y tomes alguna que otra infusión drenante (la que mejor se adapte a ti).


Anticonceptivos


Algunos anticonceptivos, como por ejemplo la píldora, pueden provocar según la persona retención de líquidos, y también pueden favorecer la sensación de tripa hinchada. Depende de cómo afecten los estrógenos a cada mujer. También puede provocar cambios de peso. Al igual que con el síndrome premenstrual, con agua e infusiones, se puede solucionar.

Distensión abdominal


Es la inflamación abdominal y se puede producir por varios motivos. Los más comunes son:

 

- Las dietas ricas en grasas o hidratos de carbono, para evitarlo intenta moderar sus consumo y hacerla más variada.

 

- También influye cómo comes: trata de  comer despacio y masticar bien la comida, así facilitarás la digestión.

- El estrés tampoco ayuda.

- Y en cuanto a la fibra, es igual de malo tomar poca, que tomar mucha.


Intolerancias alimenticias


Si tu organismo no tolera bien ciertos alimentos y los consumes, te puede provocar hinchazón abdominal. Las intolerancias más frecuentes suelen ser al gluten, al azúcar, a la fructosa o a la lactosa.


Dispepsia


Es lo que se conoce como la digestión lenta. Al ralentizarse la digestión los alimentos se pueden fermentar y producir los gases intestinales y el hinchazón. Intenta evitar las comidas pesadas y las grasas.

También te puede interesar:

Continúa leyendo