Qué es el aceite de nabina, dónde lo encontramos y efectos en la salud

Utilizado principalmente en la cocina por ser un tipo de aceite capaz de aguantar altas temperaturas sin producir componentes dañinos para la salud, cada vez más empresas de la industria alimentaria lo utilizan en sus productos.

Quizá te hayas encontrado en algún momento con el aceite de nabina entre el listado de ingredientes de un determinado producto que has comprado en el supermercado. Si es así, y sobre todo es la primera vez que lo has descubierto, es común que te preguntes en qué consiste y por qué se utiliza este tipo de aceite en lugar de cualquier otro.

Lo cierto es que se trata de un tipo de aceite que se elabora a partir de la planta de colza, la cual generalmente florece durante los meses de verano, y que es tremendamente popular por sus bonitas flores de color amarillo dorado. Esta planta pertenece a la familia del repollo, y está estrechamente relacionada tanto con la mostaza como con el nabo.

Es un aceite cuyo uso en la cocina no es tan habitual en nuestro país (si lo comparamos con otros países como Estados Unidos o Reino Unido), en especial si lo comparamos con otros tipos de aceite más populares, como por ejemplo podría ser el caso del aceite de oliva o incluso del aceite de girasol.

No obstante, todo depende del nombre. Puesto que aunque es habitual que muchas marcas opten por utilizar la denominación de “aceite de nabina”, también podemos encontrarlo bajo otros términos, como “aceite de canola” o “aceite de colza”. 

Y es que es posible que el aceite de colza en sí mismo no sea un tipo de aceite muy valorado en España, sobre todo si recordamos el terrible caso de envenenamiento masivo que en la década de 1980 sacudió nuestro país, después de que este aceite, desnaturalizado para uso industrial (el cual se encontraba adulterado de plaguicidas), fuera desviado conscientemente para el consumo humano, ocasionando una intoxicación masiva que afectó a más de 20.000 personas, y produjo la muerte de alrededor de 1.100 afectados.

A pesar de ello, el aceite de nabina es un tipo de aceite apto para el consumo humano, aunque todavía hoy -sobre todo cuando las personas descubren que se trata de un tipo de aceite de colza- continúe inspirando cierta desconfianza en la mayoría de los consumidores. En realidad, se trata de un aceite saludable, nutricionalmente hablando, cuyo consumo en realidad no tiene por qué estar contraindicado.

¿Existen diferencias entre el aceite de colza y el aceite de nabina?

Aunque en realidad ambas denominaciones se utilizan como sinónimos, y designan a un mismo aceite, en ocasiones es importante distinguir entre los dos tipos principales de aceite de colza que existen, en especial desde el momento en el que se produjo la intoxicación masiva por el consumo de aceite no destinado verdaderamente al consumo humano: el industrial y el culinario. Así, la versión culinaria de este aceite es conocido con los nombres de aceite de canola o aceite de nabina.

De esta forma, mientras que el aceite de colza industrial únicamente se utiliza para la industria química y automotriz, la versión culinaria se usa principalmente para cocinar. Y también la industria alimentaria lo usa para la elaboración de determinados productos alimenticios.

Ambas variedades (el de colza y el de nabina) son evidentemente diferentes debido tanto a su composición genética como al contenido de ácido erúcico, el cual en grandes cantidades es dañino para la salud.

De hecho, para que pueda denominarse aceite de nabina o de canola, es imprescindible que contenga un nivel de ácido erúcico del 2 por ciento o menos, así como cumplir los estándares regulados internacionalmente. De lo contrario, será etiquetado como “aceite de colza”.

¿Cuáles son las cualidades nutritivas del aceite de nabina?

El aceite de nabina es un tipo de aceite puro, de manera que no contiene ni carbohidratos ni proteínas, a la vez que es una buena fuente de grasas saludables y vitaminas liposolubles.

Por ejemplo, una cucharada (15 ml) de aceite de nabina proporciona:

  • Calorías: 124 kcal.
  • Grasa total: 14 gramos
  • Grasa saturada: 1 gramo
  • Grasa monoinsaturada: 9 gramos
  • Grasa poliinsaturada: 4 gramos
  • Vitamina E: 16% de la CDR
  • Vitamina K: 8% de la CDR

Como vemos, es una fuente interesante de grasas no saturadas, lo que suele relacionarse con una mejor salud cardiovascular. También aporta cantidades interesantes de vitamina E, un nutriente con interesantes cualidades antioxidantes.

¿El aceite de nabina se puede cocinar a altas temperaturas?

El aceite de nabina se puede cocinar a elevadas temperaturas, dado que soporta bien temperaturas de hasta 204 ºC. A partir de esta temperatura las diferentes moléculas de grasa comenzarán a descomponerse y a generar compuestos dañinos. 

Debido también a que posee un sabor suave y ligeramente insípido, se convierte en un tipo de aceite versátil ideal para saltear alimentos, freír, hornear y cocinarlos escogiendo otros métodos de cocción a fuego alto.

¿Dónde podemos encontrarlo?

Podemos encontrar aceite de nabina generalmente prensado en frío en supermercados, herbolarios y tiendas de dietética especializada.

También es posible que determinados productos alimenticios lo contengan como ingrediente. Es el caso de algunos productos de galletas, bollería y dulcería, donde se suele utilizar el aceite de nabina en sustitución de algún otro aceite.

Efectos en la salud: algunas desventajas a tener en cuenta

Aún cuando se trata de un tipo de aceite apto para el consumo humano, existe cierta controversia respecto a su uso. Se sabe que la mayor parte del aceite de nabina que encontramos en los supermercados, y en algunos productos alimenticios que lo contienen, está modificado genéticamente.

Esto es debido a que los genes de la planta de colza son modificados para que sean más resistentes a las plagas. Si bien es cierto que esto puede suponer un beneficio para su producción, existen algunas preocupaciones relacionadas con los alimentos modificados genéticamente, y en especial sus efectos sobre la salud, particularmente en el caso del cáncer, la resistencia a los antibióticos y las alergias.

No obstante, a pesar de esta controversia, la realidad es que la mayoría de las investigaciones sugieren que los alimentos modificados genéticamente son seguros para el consumo, no produciendo efectos adversos en la salud. En cualquier caso, dado que este tipo de alimentos son creados mediante tecnología relativamente nueva, son necesarios más estudios a largo plazo.

Por otro lado, es común que en la industria alimentaria se utilice un aceite altamente procesado, en el que se agrega un solvente químico (hexano) con el fin de “limpiarlo”. Finalmente, se lleva a cabo un proceso de filtración de agua para eliminar los ácidos grasos libres y los colores poco atractivos. Aunque se considera un proceso seguro, puede hacer que su contenido en ácidos grasos libres y en vitamina E sea menor.

Además, los aceites procesados también suelen tener una mayor cantidad de grasas omega-6, que en grandes proporciones pueden contribuir a la inflamación.

Por tanto, si prefieres optar por una alternativa más saludable al aceite de nabina altamente procesado, lo ideal es probar una versión prensada en frío, el cual ayuda a que retenga la mayoría de sus nutrientes.

Christian Pérez

Christian Pérez

Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas.

Continúa leyendo