¿Qué es la dieta de la zona?

La de la zona no es una dieta de adelgazamiento específica, sino una guía para distribuir proteínas, grasas e hidratos de carbono en el plato. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre ella.

Aunque la dieta de la zona no se trata de un plan específicamente diseñado para perder peso, lo cierto es que su puesta en práctica sí podría repercutir positivamente en la figura. Este plan de alimentación no es tanto una dieta, sino un estilo de vida basado en la correcta proporción entre los macronutrientes que aportamos a nuestro cuerpo.

La dieta de la zona es un método creado por el Dr. Barry Sears. Este plan de alimentación ha ido sumando adeptos con el paso de los años y a día de hoy, es uno de los más famosos. Tradicionalmente, los expertos en nutrición señalaban que la proporción ideal de macronutrientes en las comidas es entre el 15 y 20% proteína, 20-25% grasas y 50-60% carbohidratos, pero el doctor está en desacuerdo con esta idea y eso es lo que le llevó a crear su propio método.

Los pilares de la dieta de la zona

El doctor detrás de este plan alimenticio sostiene que la población hace un consumo excesivo de los carbohidratos, que causan una sobreproducción de insulina en el cuerpo, repercutiendo negativamente en la salud del mismo. Establece que el plato perfecto ha de estar compuesto por un 40% de hidratos de carbono, un 30% de proteína y un 30% de grasa. De este modo, el individuo conseguirá entrar en "la zona", el estado máximo de aceleración del metabolismo en el que los niveles de insulina están equilibrados.

Esta dieta trata de reducir el consumo de hidratos de modo que el cuerpo acuda a las grasas como fuente de energía. En lo que a la frecuencia de comidas respecta, la dieta de la zona propone 5 o 6 ingestas al día sin dejar pasar más de 4 o 5 horas como mucho entre cada una (aunque no tengas hambre), pues de lo contrario, los niveles de insulina en la sangre podrían verse alterados.

Qué alimentos prioriza la dieta de la zona

Todos los hidratos de carbono que se consuman han de ser de bajo índice glucémico, es decir, aquellos que tardan más en digerirse, y por lo tanto no aumentan tanto los niveles de glucosa en la sangre. Los granos, las verduras y las frutas son perfectos ejemplos de ello. En lo que a las proteínas respecta, han de estar presentes en cada comida, pues de ellas depende el equilibrio de los niveles de azúcar en sangre. Otro de los pilares de la dieta de la zona son las grasas, dando total prioridad a las monoinsaturadas que contengan Omega 3, como el aceite de oliva, los frutos secos o el aguacate, entre otros alimentos.

¿Es recomendable esta dieta?

La dieta de la zona ha sido analizada por el nutricionista Aitor Sánchez García, autor de Mi Dieta Cojea. El experto en nutrición ha llegado a la conclusión que este esquema nutricional propuesto por el Dr. Barry Sears es muy complicado de llevar a la práctica de manera saludable. Además, asegura que detrás de esta fórmula se encuentra una gran industria de productos alimentarios necesarios para cumplir con la fórmula del 40–30– 30, y que a su creador solo le mueve el interés económico. También afirma que esta dieta es hiperproteica, hipocalórica y que no cuenta con el suficiente aval científico que asegure que mejora el estado físico y mental, tal y como el Dr. Barry Sears asegura.

Continúa leyendo