¿Seguro que retienes líquidos?

A veces, confundimos los síntomas y todo nos parece lo mismo, pero para poder atacar el problema, ¡hay que identificarlo!

Una lectora nos escribió a miaexpertos@gyj.es para preguntarnos qué debía comer o eliminar de su dieta para no retener líquidos, porque le salía "un tripón enorme". La nutricionista Júlia Farré advierte de que "primero hay que diferenciar cuando realmente se trata de una retención de líquidos y cuáles pueden ser sus causas".  

¿Cuáles son sus síntomas?

"La retención de líquidos la puedes notar principalmente en los tobillos y los pies (los calcetines dejan marca, los zapatos quedan estrechos) y en los dedos de las manos (los anillos no salen del dedo)", indica la nutricionista. Por el contrario, si sientes hinchada la tripa o sientes retención en los muslos o las caderas, puede que esté relacionado con el momento de tu ciclo menstrual. "Las hormonas que regulan la menstruación pueden provocar que retengas más líquidos y te sientas hinchada durante la ovulación, los días o semanas previas a la regla y durante el propio período", dice la experta. Si crees que lo tuyo no tiene nada que ver con lo comentado anteriormente, también puede tratarse de extreñimiento, gases o acumulación de grasa. 

¿Qué debo comer y qué no?

En cualquier caso, para responder a la pregunta de qué hay que comer y qué hay que evitar a toda costa de la dieta para evitar la retención de líquidos, la nutricionista aconseja "consumir bebidas diuréticas como el té verde, agua con limón y caldos de verduras". También alimentos ricos en potasio como el plátano, la patata, las hortalizas y las verduras y si quieres, puedes probar con estos remedios naturales. "Disminuye los alimentos más ricos en sal como los platos preparados, comidas en restaurantes, conservas en lata y en cristal, quesos y embutidos". Finalmente ¡muévete y duerme! La musculatura, al moverse cuando haces deporte, ayuda al sistema linfático a eliminar líquidos. Asimismo, dormir horas suficientes en posición horizontal te ayuda a drenar el exceso de líquido.

Continúa leyendo