¿Te gusta la caballa? Estas son todas sus propiedades

Este sabroso pescado azul esconde múltiples beneficios. ¡Te los descubrimos!

propiedades de la caballa
iStock

Es una de las variedades de pescado azul más famosas y consumidas en nuestro país, y por una buena razón. La caballa -también llamada verdel, sarda o xarda- es un animal de aguas marinas que permanece en las bajas profundidades durante los meses fríos del invierno y que se captura sobre todo en primavera. Eso sí, se puede disfrutar todo el año. En España se consume principalmente Scomber scombrus, o caballa del Atlántico, un pescado que se consigue al norte y oeste del país. De cuerpo alargado y fino, plateado y con el hocico muy puntiagudo, suele medir entre 18 y 50 centímetros.

De sabor intenso (parecido al del atún enlatado) y muy nutritiva, la caballa es un pescado muy agradecido, que además se puede preparar en la cocina de muchas formas diferentes. ¿Te gusta la caballa y la consumes con frecuencia? ¿O por el contrario no forma parte de tus pescados favoritos? Te contamos todos los beneficios de este alimento (y cómo sacarle el máximo partido). ¡Toma nota!

Propiedades de la caballa

La caballa pertenece a la clase del denominado pescado azul. Como el resto de ellos -atún, sardina, salmón…-  es fuente de ácidos grasos poliinsaturados omega-3, muy saludables para el organismo. Entre otras cosas, estos ácidos ayudan a controlar el colesterol y a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Además, como todos los pescados, la caballa es un alimento rico en proteínas de alta calidad. También es rica en vitaminas como la D o la A, y las del grupo B, especialmente la B12. Por último, la caballa también es fuente de minerales imprescindibles para el organismo como son el selenio (esencial para nuestro sistema inmunitario y el correcto funcionamiento de la glándula tiroides), el fósforo (que contribuye al desarrollo sano de los huesos y dientes) y el potasio (imprescindible para potenciar la actividad muscular).

caballa enlatada
iStock

¿Cómo aprovechar la caballa?

La caballa se comercializa fresca, en conserva, en semiconserva, congelada y también ahumada. La caballa fresca -la que puedes encontrar en la pescadería- es la que cuenta con un sabor más intenso, con una carne jugosa y fresca con pocas espinas que puede marinarse, hacerse al horno, a la plancha o al grill, rellenarse o freírse empanada en filetes.

La caballa enlatada, por su parte, supone la forma más fácil, rápida y económica de consumir este pescado azul: basta con abrir la conserva e incorporar la carne, ya desmenuzada, a ensaladas, aperitivos, salsas o rellenos.

También te puede interesar:

Continúa leyendo