Todo lo que tienes que saber sobre el aceite de orujo de oliva

Te contamos qué es, de dónde proviene y cuáles son sus beneficios para la salud.

El aceite de orujo de oliva no es muy conocido en España, donde se estima que su consumo no supera el 15%. Sin embargo, este aceite que proviene de la oliva tiene mucho que ofrecer aunque el desconocimiento juegue un poco en su contra. Según recientes investigaciones, estamos ante uno de los mejores aceites para freír alimentos.

Para hablar de aceite de orujo de oliva, primero tenemos que explicar qué es exactamente. Se trata de un aceite vegetal que procede del olivar al igual que el aceite de oliva virgen y el virgen extra. Aunque el aceite de orujo de oliva y el aceite de oliva que todos conocemos se elaboran a partir de la misma materia prima, lo cierto es que no son exactamente iguales, y la diferencia se basa principalmente en la parte de la oliva que se usa para cada uno.

Cómo se obtiene el aceite de orujo de oliva

El aceite de oliva se elabora a partir del zumo de la aceituna (que representa aproximadamente un 20% de esta), mientras que para el aceite de orujo de oliva se utiliza el alperujo (el 80% que resta), que se compone de agua, piel y otros restos que quedan tras exprimirse la aceituna. Este proceso culmina con la mezcla de dicho aceite con una pequeña proporción de aceite de oliva, que puede ser virgen o virgen extra. El resultado de este proceso es un aceite que posee las propiedades del aceite tradicional más las que posee la piel y el hueso de la aceituna. 

El aceite de orujo de oliva, ideal para freír alimentos

Sus beneficiosas propiedades lo convierten en el aceite perfecto para los fritos. Según recientes investigaciones del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el aceite de orujo de oliva presenta un comportamiento mucho mejor en la fritura que el del aceite de girasol que normalmente utilizamos para este proceso. 

Freír con aceite de orujo de oliva en lugar de aceite de girasol garantiza unos fritos mucho más crujientes, dorados y, lo más importante, saludables. La clave está en su composición, rica en ácido oleico, escualeno o beta-sitosterol, que no solo protegen al propio aceite, sino que lo hacen mucho más estable. Además, el aceite de orujo de oliva aguanta un mayor número de frituras con respecto a su 'competidor', el de girasol. Este último contiene ácido linoleico, que presenta una mayor susceptibilidad a la alteración. 

Beneficios del aceite de orujo de oliva

  • Su concentración de ácido oleico es de un 85%. Este ácido graso monoinsaturado es muy beneficioso para la salud del corazón, pues previene patologías como la hipertensión.
  • En su composición encontramos, además, componentes antioxidantes, como la clorofila procedente de las aceitunas, el tocoferol (vitamina E), carotenos y fitoesteroles, compuestos que ayudan a prevenir el cáncer, el envejecimiento o enfermedades cardiovasculares, entre otras.
  • Según un estudio del Instituto de la Grasa del CSIC, el aceite de orujo de oliva brinda protección contra el Alzhéimer gracias a sus compuestos bioactivos.
  • Contiene compuesto llamado eritrodiol+uvaol, que se ha probado para el desarrollo de vacunas contra el VIH y que, además, es un buen protector hepático.

Continúa leyendo