Nutrición

12 trucos para beber más agua

Según un estudio reciente parece que los españoles no bebemos suficiente agua. Descubre por qué es vital mantener unos niveles de hidratación y dónde hallar este elemento (más allá de lo evidente).

Han pasado horas desde que tomaste un sorbo, llenaste la botella y no las has vuelto a mirar; entonces, puede que te quedes corta en la ingesta, algo básico para el cuerpo. Y es que, según el doctor Lluìs Serra-Majem, director de la Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación, el agua tiene efectos terapéuticos. Es un elemento esencial para que el organismo funcione, especialmente la regulación de la temperatura, el transporte de nutrientes o la eliminación de desechos.

Hábitos de consumo:

Desde la cátedra se ha dirigido una encuesta para saber si la población adulta de tres países europeos (España, Italia y Francia) cumplía con los valores de referencia propuestos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. ¿Los resultados? El estudio ha puesto de manifiesto que la población española tiene la menor ingesta diaria de agua en comparación con los dos otros países. La ingesta patria se sitúa en los hombres en 1,7 litros al día y las mujeres toman 1,6 l. El estudio también ha desvelado que tan solo las mujeres francesas cumplen con la ingesta diaria recomendada (2 litros). Según Serra-Majem, nuestro patrón hídrico se produce porque tomamos más cantidad de alimentos frescos y no tanta agua. “Podría ayudar a mejorar estos parámetros garantizar la potabilidad del agua en todas las regiones”.

No solo del grifo

Las fuentes de agua en la dieta son fundamentalmente tres: “Los líquidos de las bebidas, el contenido en los alimentos que ingerimos (es abundante en hortalizas y frutas, pero también contienen una cantidad apreciable los lácteos, el pescado o la carne) y la que se produce durante la metabolización de hidratos, grasa y proteínas”, explica el doctor Luis Almagro nutricionista de Incosol Wellnes (Marbella) y miembro de Top Doctor.

Grupos de riesgo:

“Las embarazadas y en especial las madres lactantes tienen unos requirimientos superiores para poder producir leche. También hay que vigilar a los enfermos con demencia, pues no responden al reflejo de la sed”, dice el nutricionista. ¿Las consecuencias de la deshidratación? Se considera deshidratación la pérdida de un 1% o más de masa corporal, es decir, que el cuerpo tienen menos agua de la que necesita para funcionar correctamente. Si la pérdida de líquidos supera a la ingesta es posible que se produzca una disminución del rendimiento físico y cognitivo y alteraciones de la capacidad de controlar la temperatura y de la función cardiovascular. La deshidratación leve puede producir síntomas como dolor de cabeza, debilidad, mareos, fatiga y somnolencia. Hidrátate, es fundamental para tu salud.

¿Quieres evitar estos molestos síntomas y mantener las reservas de agua al completo? No dejes de mirar la galería, porque te damos claves para alcanzar la ingesta sin apenas esfuerzo.