Coles de bruselas, ¿sabes qué beneficios tienen para la salud?

Las coles de Bruselas son grandes amigas de nuestra salud, y sus propiedades nutricionales se han utilizado para aliviar muchos males. Te mostramos sus beneficios y algún que otro inconveniente. Toma nota.

Las coles de Bruselas son las yemas de una planta hortense de la familia de las crucíferas (igual que el brócoli, el repollo, la lombarda y la coliflor), perteneciente a la especie Brassica oleracea. Esta planta llega a alcanzar hasta un metro de altura y alrededor de ella brotan estas pequeñas coles, unas treinta, que se disponen a lo largo del tronco.

Su forma es parecida a la del repollo, globular y con hojas muy apretadas, pero de mucho menor tamaño; no pasan de cinco centímetros. De color verde intenso, se va aclarando conforme se va hacia el interior, cuyo corazón es más tierno y blanco.

En nuestro país esta hortaliza es cada vez más popular y se cultiva, sobre todo, en Aragón y Cataluña, aunque su producción se va extendiendo a otras zonas como Madrid y Toledo. En Europa su consumo está muy extendido, sobre todo en países como Inglaterra, Bélgica y Noruega.

Esta planta es bianual, crece muy lentamente y su época de recolección va desde finales de octubre hasta comienzos de la primavera. Existen tres variedades: las llamadas tempranas, las medianas y las tardías, dependiendo del momento de su maduración.

Las coles de Bruselas destacan por su alto contenido en vitamina C, aunque, como todo alimento de origen vegetal, también posee otras características y cualidades, como su riqueza en fibra, minerales como calcio y hierro, y otras vitaminas, como la vitamina A, que aportan a nuestra dieta alimenticia una serie de sustancias indispensables para nuestro organismo.
Como todas las crucíferas, poseen mucho azufre, lo que les da un olor muy especial y característico.

Están consideradas como una hortaliza clásica de invierno y es en esta época cuando las encontrarás en el mercado. Hay que elegirlas frescas y sanas, que estén limpias y no contengan parásitos ni magulladuras.

Las coles de Bruselas son una de las verduras más nutritivas y también más sabrosas. Sin embargo, sus nutrientes desaparecen en gran parte durante la cocción. Hay que prepararlas en el último momento, no quitarles las hojas verdes exteriores, que son las que poseen más caroteno, y no dejarlas en remojo; solo lavarlas para quitarles el insecticida que puedan llevar.

Se consumen cocidas, guisadas o en menestra. Lo ideal es consumir dos tazas de dos a tres veces por semana.

Continúa viendo nuestras galerías