Aceite de coco: descubre todos sus beneficios sobre la piel (y cómo aprovecharlo al máximo)

¿Sabías que el aceite de coco esconde numerosas propiedades sobre la piel? Te las descubrimos.

El coco es una fruta tropical obtenida del cocotero. ¿Te gusta comerla? ¿Conoces todas sus propiedades? ¿Y si te dijéramos que su aceite también es bueno? Del prensado de la pulpa de esta fruta se extrae una sustancia grasa con la que se consigue el aceite de coco. Este aceite vegetal presenta en su composición hasta un 90% de ácidos grasos saturados. ¡Casi nada!

El aceite de coco es también uno de los ingredientes estrella en cualquier rutina de belleza (de hecho, es probable que ya hayas oído hablar de él), pero lo cierto es que cuenta con numerosos beneficios sobre la piel y el cuerpo que respaldan su éxito... Es perfecto para el cuidado del pelo, ya que sirve de acondicionador, repara el cabello dañado y lo reestructura incrementando su resistencia y su hidratación, ya que también es rico en ácidos grasos. Y por otra parte, también resulta ideal para el cuidado de la piel, ya que es un potente agente hidratante, suavizante y humectante. También tiene un destacable poder reparador y antioxidante, ¡por lo que es un ingrediente de lo más completo! Estos son todos los beneficios que este increíble aceite tiene sobre la piel, descúbrelos:

Mejor circulación, menos ojeras: ¿Sabías que el aceite de coco es rico en Vitamina K? Esta es conocida por funcionar como un potente antiinflamatorio y antioxidante y por su capacidad para mejorar la circulación sanguínea, lo que puede favorecer la disminución de las ojeras y de las varices.

aceite de coco
Pexels

Regula la grasa: ¿Te preocupa el exceso de sebo y la posible aparición de granitos? El aceite de coco restablece el pH neutro de la piel y consigue regular el exceso de sebo. Las grasas saturadas de este aceite junto con sus vitaminas, también actúan como antiinflamatorio y agente antimicrobiano, lo cual es ideal para tratar brotes e imperfecciones. Eso sí, debes de tener en cuenta que este aceite es comedogénico, por lo que si tienes la piel muy grasa o con acné activo es mejor que no lo uses.

Contra las arrugas: La Vitamina E y los antioxidantes presentes en el aceite de coco combaten los efectos de los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro de la piel. Sus propiedades hidratantes también ayudan a suavizar las arrugas y líneas de expresión.

Limpieza facial: Al tratarse de un aceite natural, el de coco es eficaz para limpiar la piel en profundidad sin resecarla. Con él podrás desmaquillarte diariamente y retirar cualquier tipo de impureza de tu rostro antes de hidratarlo. Será el primer paso de tu rutina de ‘skincare’.

Bálsamo de labios casero: ¿Tus labios tienden a agrietarse, sobre todo en invierno y con el frío? El aceite de coco es la solución para mantenerlos hidratados, gracias a su contenido en ácidos grasos y vitaminas.

Hidratación corporal: El aceite de coco será tu mejor crema corporal. Úsalo, solo o mezclado con tu hidratante corporal, para tratar todo tipo de sequedades y zonas de tu cuerpo: talones agrietados, codos resecos, estrías, rozaduras de muslos y otros pliegues...

Continúa leyendo