Revista Mía

Los alimentos más ricos en vitamina K

No te olvides de ella: esta vitamina es fundamental para coagular la sangre y fortalecer los huesos. ¡Aquí puedes encontrarla!

Es más que probable que ya sepas por qué son tan importantes para el organismo la vitamina C, la vitamina B12 o la vitamina D… ¿pero conoces lo mismo sobre la vitamina K? Esta es quizás la vitamina más desconocida para la mayoría de la población, aunque no por ello es la menos importante.
La vitamina K ayuda al cuerpo a construir huesos y otros tejidos saludables a través de las proteínas, pero es realmente necesaria para nosotros porque produce las proteínas que ayudan a coagular la sangre y porque es responsable de un correcto funcionamiento de la circulación sanguínea. Tal es su relevancia en el organismo que se suele inyectar a los bebés recién nacidos (que nacen con niveles bajos de esta vitamina) para evitar que sufran problemas sanguíneos y hemorragias fatales.
La deficiencia de la vitamina K es poco común, aunque algunas personas con enfermedades que produzcan una mala absorción de nutrientes (como la celiaquía, la colitis ulcerosa o el síndrome del intestino irritable) u otros trastornos serios de salud podrían tener un déficit puntual. Cuando el organismo tiene poca vitamina K pueden aparecer problemas de sangrado frecuentes debido a que la coagulación de la sangre es más lenta y se pueden provocar hematomas y moratones con mucha facilidad. Por eso también esta vitamina se suele recomendar a personas con varices y arañas vasculares.
¿Cuánta vitamina K necesito al día?
La cantidad de vitamina K necesaria al día depende de la edad y del sexo. Los hombres adultos suelen necesitar unos 120 mcg diarios, mientras que las mujeres adultas (y embarazadas) suelen necesitar unos 90 mcg. ¿Y dónde se pueden encontrar buenas dosis de vitamina K? Los alimentos como las verduras o las hortalizas de hojas verdes (las espinacas, la col rizada o kale, los berros, el brócoli…), los aceites vegetales, algunas frutas como los higos o los arándanos, los huevos, los granos de soja y la mayoría de las carnes son ricos en este nutriente esencial. ¡Aquí tienes un listado de los 10 alimentos más ricos en este compuesto tan importante! Toma nota de todos ellos.
tracking