Ensalada de judías verdes y amarillas: un plato lleno de color y sabor

Esta sabrosa ensalada funciona como el entrante perfecto en cualquier ocasión. ¡Así se prepara en menos de 20 minutos!

ensalada de judias amarillas y verdes
iStock

Las judías son una de las verduras más agradecidas en la cocina. Se pueden preparar hervidas, a la plancha, rehogadas, en guisos… o como te proponemos ahora, para preparar deliciosas ensaladas ligeras. En esta ocasión te proponemos una ensalada, además, que es de lo más original: además de judías verdes, incluye las llamadas judías amarillas, un tipo de judía verde más tierna, suave y con textura mantecosa.

Este entrante -o primer plato- se prepara en menos de 20 minutos de una forma muy fácil, y el resultado es un plato de lo más vistoso -y nutritivo- que gustará a todo el mundo por su color y su sabor. ¿Interesada en aprender a preparar esta ensalada en un momento? Aquí va la receta, ¡toma nota!

Ingredientes que necesitas:

  • 2 tomates medianos
  • 200 gramos de judías amarillas o mantecosas
  • 200 gramos de judías verdes planas, con los extremos recortados.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo picados
  • Un vasito de vino blanco
  • Un vaso de jugo de limón
  • Una pizca de sal y pimienta
  • Pimientos rojos picados

Paso a paso

Pon a hervir una olla mediana grande con agua con sal. Con cuidado, coloca los dos tomates en una espumadera y cocínalos durante un minuto para que se reblandezcan. Deja el agua hirviendo y mientras viértelos en un bol con agua fría, pélalos y córtalos.

Después, añade las judías amarillas a la olla durante un par de minutos hasta que estén ligeramente cocidas pero aún firmes. Sácalas del agua hirviendo con una espumadera grande o con pinzas y al igual que los tomates, sumérgelas en agua fría para dejar que se cocinen. Escúrrelas en un colador y luego extiéndelas sobre un paño de cocina para que se sequen. Repite el mismo proceso con las judías verdes.

Pon una sartén al fuego con un chorrito de aceite y una vez que esté caliente, agrega el ajo picado y deja que se cocine hasta que esté ligeramente cocido pero no dorado, aproximadamente en un minuto. Añade después los trocitos de pimiento rojo y luego los dos tomates pelados que habías reservado. Agrega la copa de vino blanco y cocina todo, aplastando los tomates, a fuego lento durante un minuto más.

Para terminar, añade las judías escurridas y secas en el sofrito, añade sal y pimienta y remueve para que cojan sabor. Pon la ensalada en un tazón y exprime el jugo de limón por encima. ¡Y a disfrutar!

Continúa leyendo