Croquetas de bacalao al pil-pil

Las croquetas son un auténtico manjar que no hacemos tanto como nos gustaría porque llevan su tiempo. Si tienes un rato, ¡prueba esta receta y prepárate para disfrutar!

Croquetas de bacalao al pil- pil

Tiempo de preparación:

+ de dos horas

Tiempo de cocción:

45 min

Tipo de receta:

Pescado

Receta para 4 personas

Económica

Ingredientes:

  • 250 g de bacalao salado
  • 2 dientes de ajo
  • 1 chile
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de harina
  • 100 g de pan rallado
  • 2 huevos.

Para la besamel:

  • 4 cucharadas de harina
  • 1/2 l de leche
  • 50 g de mantequilla
  • sal
  • pimienta.

Elaboración:

  1. Desalar el bacalao durante unas 36 horas en agua fría, cambiar el agua cada 6 u 8 horas, aproximadamente. Escurrirlo, secarlo y cortarlo en 3 o 4 trozos. Retirar las espinas si las tuviera pero no la piel.
  2. Pelar los dientes de ajo y filetearlos fino. Abrir el chile, eliminar las semillas y picarlo.
  3. Calentar aceite en una cazuela y sofreír el ajo y el chile. Retirar con la espumadera y disponer los trozos de bacalao -en una capa- en el aceite caliente y con la parte de la piel hacia abajo. Cocer unos minutos, espolvorear con la harina y, sujetando la cazuela, agitar fuera del fuego. Cocer suavemente 20 minutos. Retirar y dejar que se entibie.
  4. Para preparar la besamel derretir la mantequilla, añadir la harina y mezclar. Agregar la leche poco a poco, sin dejar de remover con una varilla hasta que se espese. Salpimentar al gusto.
  5. Colar el bacalao, reservando el jugo, y desmenuzarlo. Filtrar el jugo y mezclar, junto con el pescado, con la besamel. Dejar reposar la masa durante unas 6 horas tapada con film transparente.
  6. Formar las croquetas y pasarlas por el huevo batido y luego por pan rallado. Freírlas en aceite caliente y dorarlas.
  7. Servirlas, si se desea, con salsa de tomate.

¿Una bechamel sin grumos? Aquí tienes un truco infalible...

Una besamel perfecta se elabora añadiendo leche a un roux blanco (es decir una mezcla de harina sofrita en mantequilla). Hay quien sustituye la leche por nata y la mantequilla por margarina o por aceite de oliva, aunque la receta original no lleva estos ingredientes.

Es muy importante añadir la cantidad correcta de leche para conseguir unas croquetas en su punto. Lo ideal es que quede una besamel cremosa pero que, una vez fría, se pueda manipular. También es importante añadirla cuando la mezcla de harina y mantequilla esté dorada (para que la masa no sepa a harina cruda).

Después, sin retirar el cazo del fuego y sin parar de remover, debes añadir la leche. Si lo haces de este modo evitarás la temida aparición de grumos de harina. Es fundamental usar una varilla para deshacer bien la harina y que quede una salsa bien fina. Si inevitablemente se forman, lo mejor es pasar la preparación por la batidora y después por un colador.

La salsa estará en su punto cuando, al darle vueltas con una varilla, se despegue de las paredes y del fondo de la sartén. Si no se va a utilizar en el momento, es recomendable, para que no se forme una costra en la superficie, poner un poco de mantequilla por la superficie y taparla con film transparente.

¡Consigue unas croquetas perfectas!

Y por si quieres perfeccionar la técnica y evitar que hacer croquetas sea un desastre, no te pierdas estos 15 errores frecuentes a la hora de hacer croquetas. Siguiendo los consejos que te damos, tus croquetas serán la envidia de todos y, especialmente, si te animas por unas tan originales como estas.

Etiquetas: Aperitivos, Canapés, Cocina española, Recetas baratas, Recetas de pescado

¿Quieres ver más recetas?

Buscar por...

recipe_post_search

Continúa leyendo nuestras recetas...

Contenidos similares

COMENTARIOS