Tronco de jamón y huevo sobre patata confitada

¿Quieres preparar unos entrantes sencillos, muy vistosos y que estén para chuparse los dedos? Toma nota: jamón, huevo y patata son los ingredientes estrella.

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Huevos

Ingredientes:

  • 4 huevos de codorniz
  • 200 g de jamón de bellota
  • 4 patatas
  • 1 diente de ajo
  • 4 ramitas de tomillo
  • 4 dl de aceite de oliva
  • Pimienta molida

Elaboración:

  1. Para hacer esta original receta, el primer paso es pelar las patatas y cortarlas con un molde redondo.
  2. Una vez hecho esto, ponemos el aceite a calentar junto con el ajo en una cacerola honda; introducimos dentro las patatas y confitamos durante unos 15 minutos aproximadamente. Pasado ese tiempo, retiramos y reservamos.
  3. El siguiente paso es picar el jamón en juliana fina y rellenamos cuatro moldes redondos con el jamón presionando para que quede bien prieto. Después, reservamos durante 30 minutos en la nevera.
  4. Mientras esperamos esa media hora, escalfamos los huevos de codorniz.
  5. Volvemos a coger las patatas que teníamos reservadas y las freímos en aceite caliente, dejándolas esta vez hasta que empiecen a dorarse. Una vez doradas, las escurrimos y las disponemos sobre cuatro platos de servir.
  6. Desmoldamos con cuidado encima de las patatas el tronco de jamón y colocamos sobre cada uno un huevo de codorniz escalfado. Rociamos con un chorrito de aceite de oliva y sazonamos con pimienta molida.
  7. Por último, servimos con una ramita de tomillo.

Consejos para hacer esta receta de jamón

- Cómo escalfar huevos de codorniz: necesitamos una cazuela con abundante agua y un chorro de vinagre de vino blanco y otra cacerola con agua fría (podemos echar algún cubito de hielo también). Cocemos el agua con vinagre y mientras esperamos a que llegue a ebullición vamos abriendo los huevos de codorniz, con mucho cuidado, con un cuchillo y los vamos echando en un bol (todo menos las cáscaras). Cuando ya tengamos todos los huevos en un mismo recipiente y el agua con vinagre esté hirviendo, hacemos un remolino en el agua con una cuchara y vertimos los huevos en el agua. Los restos de claras que suban a la superficie los retiramos con una cuchara. Dejamos los huevos uno o dos minutos y después los sacamos del agua con vinagre y los pasamos inmediatamente a la cazuela de agua con hielo para detener la cocción. Después, los sacamos, los ponemos en un plato y les retiramos los sobrantes de clara. Ya están listos para colocar en nuestro entrante.

- Por su bajo nivel de colesterol y su alto nivel de proteínas, los médicos recomiendan, a niños y ancianos, comer huevos de codorniz. Un huevo de codorniz equivale, en calorías, proteínas y vitaminas a un vaso de 100 g de leche.

- Para cortar en juliana el jamón es necesario hacerlo con cuchillo y procurar que el corte sea fino. Al cortarlo en juliana podremos tener más cantidad de jamón y lo presionaremos mejor en los moldes. Además, de esta manera, la presentación de este entrante será más vistosa.

- Otra recomendación que te damos para añadirle aún más sabor a esta receta es poner, intercalado con el jamón, un poco de queso manchego derretido y unos aros de cebolla frita. También podemos poner otro tipo de queso, pero con el jamón y la patata el sabor que mejor marida es el del queso manchego.

- Si lo preferimos, podemos servir, en vez de con una ramita de tomillo, con un poco de eneldo, una ramita de perejil o podemos prescindir de la especia, si no nos termina de convencer este último toque.

Continúa leyendo nuestras recetas...