Vídeo de la semana

Cómo hacer salsa de mostaza, mayonesa y miel, ideal para piadinas

Si es la primera vez que elaboras piadina, acompañarla con esta deliciosa salsa de mostaza, miel y mayonesa hará que el resultado sea incluso más delicioso.

La gastronomía italiana se ha vuelto tan popular que es normal que muchos de sus platos, algunos tan tradicionales como deliciosos, hayan traspasado fronteras y llegado a infinidad de países. Y no estamos hablando, obviamente, de la típica pizza italiana o de los platos de pasta.

Un buen ejemplo lo encontramos en la piadina, ese delicioso pan blando que es enormemente popular en Italia, de donde originalmente proviene, y que no solo es muy fácil de elaborar, sino que, además, puede rellenarse con una amplia variedad de opciones.

De hecho, los orígenes de la piadina se remontan a un largo camino en la historia. Durante los días de la antigua Roma, se preparaba en platos especiales de terracota calentados. Por aquel entonces, y muchos siglos después, era considerado en un plato para “pobres”.

Sin embargo, su preparación (y los pasos a seguir para su elaboración) se ha mantenido prácticamente igual en la actualidad, salvo en la cocción. Y es que las placas de terracota, tan comunes antaño, han sido sustituidas por sartenes antiadherentes, sin duda mucho más prácticas en las cocinas actuales. 

El relleno más clásico de la piadina, de donde proviene al igual que este pan blando (Romaña), consiste en un queso blando fundido, virutas de jamón italiano y rúcula. Aunque es cierto que, en realidad, en toda Italia encontraremos variaciones deliciosas, adornadas con distintos tipos de quesos, embutidos (como el prosciutto), verduras e incluso versiones dulces. 

Su textura suave y ligera hace que se pueda convertir en un refrigerio exquisito, aunque también puede ser ideal como entrante, para una ocasión especial.

Curiosamente, el origen del nombre piadina es objeto de muchas interpretaciones. Algunos dicen que proviene de la palabra griega platokis, que significa ‘focaccia’, mientras que otros lo asocian con la palabra pi (pies en su forma original, proveniente del dialecto de Romaña). 

Otras teorías hacen una conexión con la fiadona de Abruzzo, que se elabora de forma similar a la piadina. Por no hablar de la palabra piàdena, que designa la tabla de madera sobre la que se colocan los diferentes productos horneados. 

No obstante, sea cual sea el origen que más nos inspire, es cierto que existe una deliciosa salsa que combina a la perfección con cualquier relleno. Y es esta salsa de mostaza, mayonesa y miel sobre cuya receta te hablamos en esta ocasión.

Receta de salsa de mostaza, mayonesa y miel

Receta de salsa de mostaza, mayonesa y miel
Foto: Istock

Ingredientes:

  • 3 cucharaditas de mostaza
  • 3 cucharaditas de miel
  • 4 cucharadas de mayonesa
  • Una pizca de sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración:

Como verás, la elaboración de esta salsa es tan sencilla como simple. De hecho, solo tienes que poner la mostaza, la mayonesa y la miel en un cuenco pequeño, y empezar a mezclar con la ayuda de una cuchara, hasta que todos los ingredientes se combinen bien entre sí.

Es recomendable probarlo por si acaso tenga un sabor muy fuerte a mostaza. En este caso, podrás solucionarlo fácilmente añadiendo un poco más de mayonesa. Igualmente, si no se ha quedado muy dulce puedes optar por añadir un poco más de miel (obviamente, modificar los ingredientes dependerá del gusto personal de quien elabora la salsa).

Receta de salsa de mostaza, miel y mayonesa casera

También puedes optar por elaborar la salsa de mostaza y miel a partir de mayonesa casera. A continuación te descubrimos cómo.

Ingredientes:

  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 1 cucharadita de miel
  • 15 cl de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración:

En un cuenco, mezclamos la yema de huevo con la miel, la mostaza, el vinagre, la pimienta negra molida y la sal.

Añade poco a poco el aceite de girasol, sin dejar de mezclar con la ayuda de un batidor, hasta que la mezcla se vuelva lo más homogénea y suave posible.

Es conveniente mantener la salsa de miel en la nevera hasta que se encuentre lista para servir.

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo