Chutney de tomate verde

Si te gustan estas “salsas” de origen indio que son fuegos artificiales en boca, no te pierdas esta receta.

Ingredientes:

iStock
iStock
  • 8-10 dientes de ajo
  • Un trozo de jengibre fresco (alrededor de 2,5 cm)
  • 2 chiles verdes frescos
  • 500 gramos de tomates verdes maduros (se puede hacer con tomate rojo también)
  • Aceite de semillas de sésamo (No es lo mismo pero podría valer de oliva virgen extra si no tienes de sésamo)
  • 1 cucharadita de semillas de mostaza negra
  • 1 cucharadita de semillas de comino
  • 1 cucharada de lentejas urad (utiliza alguna otra variedad si no puedes encontrarla con facilidad)
  • 1 cucharadita de azúcar en polvo
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Fruta
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Pela y pica finamente el ajo y el jengibre, y luego haz lo propio con los chiles.
  2. En un mortero, machaca el ajo, el jengibre y el chile para formar una pasta. Es importante no dejar de machacar hasta que no sea una verdadera pasta.
  3. Para cocinar los tomates tienes dos opciones: la autora de la receta propone hacerles un corte en la parte superior de cada tomate, dejarlos en agua hirviendo durante 30 minutos, pelarlos después y finalmente picarlos. La otra opción es escaldarlos para pelarlos fácilmente antes y después cocinarlos para que pierdan la humedad y se vayan deshaciendo. Si optas por la opción original, pícalos bien después de pelarlos, muy finos.
  4. Una vez cocidos, transfiere los tomates a un bol y reserva.
  5. Calienta 4 cucharadas de aceite en la misma sartén y, una vez caliente, vierte la mostaza, el comino y las lentejas urad. (es la variedad que se utiliza en la cocina india para preparar su famoso dhal de lentejas). Una vez que empiecen a chisporrotear, agrega la pasta de jengibre, ajo y chiles.
  6. Cocina de 3 a 4 minutos, y luego agrega la mezcla de tomate e integra todo bien. Para ello, cocina de 5 a 10 minutos más, luego agrega una cucharadita de sal, otra de azúcar y mezcla bien de nuevo.
  7. Prueba para corregir el punto y dejarlo a tu gusto y el chutney estará listo. 

El chutney de tomate se puede servir tanto en caliente como frío en infinidad de elaboraciones, ¡hasta para untar en pan se puede usar!. Y se puede conservar en un recipiente hermético durante 4 o 5 días en la nevera. Prepárate para disfrutar con todos los matices de esta salsa de origen indio que se puede preparar con ingredientes principales muy distintos, no solo tomates. Uno de los más famosos y ricos es el chutney de mango, hecho con frutas verdes e inmaduras. 

Continúa leyendo nuestras recetas...