Fresas en crema gratinada

Un postre diferente para comer con cuchara y aprovechar el dulzor de las fresas de temporada. ¡Para repetir!

También te puede interesar:

Ingredientes:

  • 400 g de fresas
  • 4 yemas de huevo
  • 1 dl de nata líquida
  • 300 ml de leche entera
  • 100 g de azúcar
  • 4 cucharadas de azúcar moreno
  • 20 g de mantequilla.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Fruta
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Retirar los tallos a las fresas, lavarlas, escurrirlas y reservarlas.
  2. Poner las yemas de huevo y el azúcar en un bol.
  3. Batir hasta que la preparación se blanquee (unos 10 minutos).
  4. Calentar la leche junto con la nata en un cazo.
  5. Cuando rompa a hervir, retirar del fuego y agregar -sin dejar de batir- poco a poco a la preparación de las yemas y del azúcar.
  6. Mezclar todo muy bien con unas varillas y devolver la mezcla al cazo.
  7. Poner de nuevo a fuego lento sin dejar de remover hasta que la crema se espese.
  8. Enmantequillar 4 cazuelitas.
  9. Verter la crema en ellas, espolvorearlas con el azúcar moreno y hornearlas, con el grill encendido, a 220 ºC durante 2-3 minutos, hasta que se doren ligeramente.
  10. Sacarlas y dejar que se templen.
  11. Repartir las fresas reservadas entre las cazuelitas de crema y guardar en la nevera hasta el momento de servir.

Sobre las fresas con crema

Si quieres preparar un postre que no sea ni bizcocho ni las clásicas tartas de frutas, esta es tu receta perfecta: fresas con crema gratinada. Aprovecha la temporada de las fresas, de febrero a mayo, para incluirlas en tus platos y postres. Esta receta está pensada para aquellas ocasiones en las que no quieres incluir demasiados ingredientes y complicarte con elaboraciones laboriosas. En tan solo 15 minutos tendrás listo un bocado dulce que apenas necesita ingredientes.

Al tratarse de un postre tan sencillo, es esencial que las fresas (las protagonostas indiscutibles) estén en su punto justo de maduración. A la hora de seleccionar las fresas en el mercado, ten en cuenta que una buena pieza es roja, brillante y con un tacto  ni duro ni blando, sino firme.  Si has comprado demasiada cantidad puedes conservarlas en el frigorífico durante un par de días, siempre cubierta para evitar los olores. Ten en cuenta que la fresa es una fruta especialmente sensible y delicada, por eso te aconsejamos que la consumas lo antes posible.

Este postre puedes tomarlo tanto frío como templado, dependiendo de la época del año en la que lo hagas y de tus gustos personales. En este último caso no lo metas a la nevera: déjalo a temperatura ambiente hasta que se temple y consúmelo acto seguido.

Para aromatizar la crema, puedes hervir la mezcla con un poco de ralladura de limón o unas ramas de canela o vainas de vainilla. Conseguirás una preparación más potente y que combina muy bien con las fresas.

Verás que la crema es muy similar a unas natillas o una crema catalana y siempre que prepares este tipo de cremas es fundamental que la mezcla, una vez la vuelves a poner al fuego con todos los ingredientes, no hierva en ningún momento. Si rompe a cocer, las yemas se cortarán y tendrás que empezar de nuevo. Por lo tanto, es mejor cocinarlo a fuego medio - bajo y tardar más en que espese, removiendo constantemente con unas varillas para que no se pegue, que pasarte de temperatura. 

Por lo demás, es una receta que no tiene ningún secreto y que está de vicio. ¡Te va a encantar!

Continúa leyendo nuestras recetas...