Proteína vegetal

Ensalada de garbanzos, la mejor manera de disfrutar de tus legumbres esta primavera

Esta ensalada súper nutritiva te encantará para los almuerzos primaverales de tu menú semanal, además es muy rápida y sencilla de preparar.

Con unos pocos ingredientes que seguro que tienes en la despensa y en la nevera, tendrás un almuerzo completo y nutritivo del que disfrutará toda la familia. Puedes poner menos cantidad y servir esta ensalada como entrante de un almuerzo que se complete con algún plato de pescado a la plancha por ejemplo. ¿Qué ingredientes puedes utilizar? Ciertamente, podrás agregarle a los garbanzos cocidos lo que prefieras. Son tan versátiles que podrás acompañarlos con vegetales como los tomates, el aguacate, la cebolla…carnes como el pollo o el pavo, pescados como la merluza o el bacalao e incluso añadirle queso, hojas de espinacas…Podrás hacer la versión que más te guste. En nuestro caso haremos una ensalada lo más completa posible a base de garbanzos y quinoa acompañados con tomates, aguacate, hojas de espinacas frescas, calabaza y una guarnición de pollo braseado con lima. Además serviremos la ensalada con una vistosa presentación en la que añadimos unos cuartos de lima y espolvoreamos con semillas de sésamo negras para aportar un toque de color. Sigue paso a paso la receta y presta atención a la elaboración del pollo para que te quede jugoso y lleno de sabor.

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Legumbres
Light
Sin gluten

Ingredientes:

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 350 g de pechugas de pollo
  • 2 tazas de quinoa
  • 100 g de espinacas baby
  • 300 g de calabaza
  • 2 aguacates
  • 12 tomates cherry
  • 2 limas
  • Semillas de sésamo
  • Vinagre de manzana
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

  1. Cuece la quinoa en abundante agua salada el tiempo que indique el fabricante. Cuando esté cocida, enjuágala, escurre y reserva. Lava las limas, corta una a la mitad, exprime el jugo y reserva.
  2. Enjuaga los garbanzos con abundante agua bajo el grifo, escúrrelos y reserva. Lava los tomates cherry y las espinacas. Corta a la mitad los tomates y resérvalos. Pela la calabaza con ayuda de un cuchillo bien afilado con cuidado de no cortarte, retira las semillas con ayuda de una cuchara sopera, y trocea la calabaza en dados.
  3. Cuece la calabaza al vapor 15 minutos y asegúrate de que esté tierna. Corta el aguacate a la mitad a lo largo, retira la semilla, córtalo en láminas y rocíalos con la mitad del jugo de la lima.
  4. Reparte en cuatro cuencos grandes de forma ordenada los garbanzos, la quinoa, la calabaza cocida, los tomates cherry, el aguacate y las hojas de espinacas sin cocer.
  5. Trocea las pechugas de pollo, sazónalas al gusto, y rocíalas con lo que resta del jugo de lima para que se impregnen de las notas cítricas. Marca las pechugas marinadas 3 minutos por cada lado en una sartén con una cucharada de aceite de oliva bien caliente.
  6. Espolvorea la ensalada con semillas de sésamo negro, decórala con un cuarto de lima, y sírvela de inmediato con unos trozos de pechuga de pollo braseada.
  7. No olvides poner en la mesa todo lo necesario para que cada comensal aliñe su ensalada al gusto con los 3 aderezos esenciales: Sal, vinagre de manzana y aceite de oliva.
  8.  

Continúa leyendo nuestras recetas...