Lomos de gallo confitados en aceite de eneldo

El gallo es una de los pescados más asequibles que puedes encontrar en el mercado. No te pierdas esta deliciosa manera de cocinarlo e inclúyelo en tu dieta.

Ingredientes:

  • 2 gallos grandes
  • 1 calabacín
  • 3 cebolletas
  • 1 lata de huevas de salmón
  • 200 ml de aceite de oliva
  • 100 ml de caldo de pescado
  • Eneldo fresco
  • Pimienta negra
  • Sal.
Tiempo de preparación: + de dos horas
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Pescado
Light
Sin gluten

Elaboración:

  1. Poner el aceite en un cazo, calentarlo sin que llegue a hervir.
  2. Fuera del fuego, agregar el manojo de eneldo, dejando apartadas también unas ramitas.
  3. Tapar el cazo y dejarlo en infusión durante 8 horas.
  4. Lavar el calabacín y formar unas bolitas pequeñas que quepan en la palma de la mano.
  5. Escaldarlas en agua hirviendo con sal durante al menos un minuto.
  6. Refrescarlas en agua fría; escurrirlas y secarlas.
  7. Eliminar los tallos de las cebolletas y cortarlas en rodajas finas.
  8. Calentar una cucharada de aceite y rehogarlas.
  9. Agregar las bolitas de calabacín y saltearlas 1 minuto a fuego vivo.
  10. Regar con el caldo de pescado y sazonar con sal y pimienta molida.
  11. Sacar los cuatro filetes de cada gallo con la ayuda de un cuchillo afilado.
  12. Salpimentarlos por ambos lados y disponerlos en una fuente
  13. Cubrir con aceite de eneldo y confitarlos en el horno precalentado a 65 ºC durante 10 minutos.
  14. Retirar la fuente del horno y escurrir el pescado muy bien sobre papel absorbente.
  15. Repartirlo en los platos.
  16. Servir con la salsa de cebolleta y las huevas de salmón.
  17. Para finalizar espolvorear con el eneldo reservado.

Más detalles sobre los lomos de gallo confitados en aceite de eneldo:

El gallo es un pescado blanco y, por lo tanto, destaca por ser muy bajo en grasa. Es rico en proteínas de alto valor biológico, además de ser una buena fuente de vitaminas y minerales. Entre sus vitaminas destacan la B3, B6 y B9 y en lo que tiene que ver con los minerales destaca por contener fósforo, potasio, magnesio y yodo.

Su poder calórico dependerá principalmente de su forma de cocinarlo ya que a menudo se empana o fríe, lo que aumenta sus calorías. Para dietas hipocalóricas lo ideal es cocinar este pescado a la plancha con tan solo unas gotas de aceite de oliva y una pizca de sal o al horno.

¿Cómo cocinar el gallo?

Este puede comprarse en el mercado, fresco y entero. A menudo se confunde con el lenguado, sin embargo, su sabor es más suave y ligero. Su textura es tierna y carnosa. Todo esto lo convierte en uno de los pescados favoritos de los niños.

El gallo puede cocinarse de diversas maneras: frito, rebozado, al horno… También puedes utilizarlo para calderetas y sopas, este suele mezclase con otros pescados para conseguir un sabor más potente. Se trata de un alimento muy versátil que admite diversas guarniciones, como patatas, verduras al horno…

Si no eres amante del eneldo puedes probar a intercambiarlo por algún otro tipo de especia. El perejil es un condimento que liga muy bien con el sabor del este tipo de pescado.

Incluye esta variedad de pescado en tu dieta y disfruta de él y de sus múltiples beneficios. Además, el aceite de eneldo le un toque espectacular y la guarnición de verdura es el complemente perfecto. ¿A qué esperas para preparar esta receta?

Continúa leyendo nuestras recetas...