Pierna de lechal confitada

Tenemos la receta perfecta para una comida de fiesta: pierna de cordero lechal confitada. ¡Está increíble!

Ingredientes:

  • 2 piernas de cordero lechal
  • 8 minizanahorias
  • 8 minimazorcas de maíz
  • 2 nabos
  • 8-10 cebollitas francesas
  • 8 cucharadas de confitura de arándanos
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 2 dl de vino blanco
  • 2 cucharaditas de tomillo
  • 2 cucharaditas de romero
  • Unas grosellas 
  • Sal
  • Pimienta.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 120 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Carnes
Sin gluten

Elaboración:

  1. Pelar los nabos y cortarlos dándoles formas de bolitas.
  2. Pelar las cebollitas. Raspar ligeramente las zanahorias.
  3. Poner las piernas de cordero en una fuente de horno.
  4. Salpimentarlas por todos lados, verter el aceite de oliva por encima y espolvorearlas con las finas hierbas picadas.
  5. Después, embadurnar las piernas con la confitura de arándanos y meterlas en el horno a gratinar a temperatura alta hasta que se doren, dándoles la vuelta para que doren por todos lados.
  6. Sacarlas y pasarlas a una cazuela grande.
  7. Desglasar la fuente de horno con el vino blanco y verter en la cacerola. Añadir las verduras preparadas, cubrir con el caldo y llevar a punto de ebullición.
  8. Dejar cocer suavemente, tapado, durante 1 hora y 30 minutos.
  9. Decorar las piernas con unas grosellas y servirlas con las verduras y un poco de su jugo; el resto llevarlo en una salsera aparte.

Consejos sobre esta receta de pierna de lechal confitada:

La pierna de lechal es una de las partes más exquisitas del cordero, su jugosidad y ternura hacen que sea un plato por excelencia de reuniones familiares y celebraciones. Te traemos una serie de consejos y recomendaciones para conseguir un plato de 10 digno de los mejores chefs.

El cordero deberá cocerse a fuego lento y si tienes un horno de leña el resultado es insuperable. Te quedará una carne jugosa y muy tierna, cocida en su propio jugo y repleta de sabor.

Para esta receta es mejor utilizar cordero lechal. Es un cordero que no ha sido destetado, apenas tiene un mes de vida, lo que no pasa desapercibido en su carne. La carne de cordero adulto es más seca y dura.

Este plato está indicado para comerse muy caliente ya que la grasa del cordero tiende a solidificarse a partir de los 30°.

Para no correr el riesgo de que la carne se seque, puedes meter la fuente de horno sobre otra mayor llena de agua e introducirlo al horno. El agua hará que no pierda el punto de humedad necesario, ni que el calor del horno reseque la pieza.

La carne debe ser servida nada más salir del horno, con la salsa en un recipiente siempre aparte.

Utiliza un caldo de verduras casero. Para ello cuece las verduras que tengas en la nevera (zanahoria, cebolla, unos dientes de ajo y puerro suelen ser clásicos) el día anterior durante 30 o 40 minutos. Apaga el fuego y déjalo reposar durante toda la noche. Así los sabores se mezclarán y concentrarán y el resultado será una sopa de gran sabor. Al día siguiente cuélalo y ya lo tienes listo para usar.

Como acompañamiento puedes incluir unas patatas asadas al horno.

La confitura o mermelada puede variar en función del gusto de los invitados, en este caso hemos elegido la de arándanos por su contraste, pero también le iría bien una mermelada de frutos rojos, frambuesa o incluso melocotón.

Prepárate para tus eventos y fiestas más importantes con esta pierna de lechal confitada. ¡Te encantará!

También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}