Pollo al curry con espinacas

La versión de de Jamie Oliver de este clásico delicioso de la cocina india que puede hacer cualquier en casa.

Ingredientes:

iStock
iStock
  • 1 cebolla
  • Un trozo pequeño de jengibre
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de pasta tikka masala (ya se vende en algunos supermercados, no solo en tiendas específicas de comida asiática)
  • 3 cucharadas de yogur natural
  • 2 cucharadas de pasta de tomate concentrado
  • 8 muslos de pollo de corral sin piel
  • 1 lata de 400 gramos de tomates en conserva picados
  • 1 lata de 400 gramos de lentejas verdes (cualquier variedad de lenteja es válida)
  • 1 lata de 400 gramos de leche de coco
  • 2 puñados de espinacas tiernas
  • 2 cucharadas de chutney de mango (se puede encontrar industrial en tiendas especializadas en alimentación asiática)
  • Sal
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 60 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Carnes

Elaboración:

  1. Pela y pica fina la cebolla.
  2. Caliente un chorro de aceite de oliva en una cacerola grande a fuego medio y agrega la cebolla picada.
  3. Cocina durante 8 minutos hasta que se dore revolviendo regularmente.
  4. Pela  el jengibre y el ajo, y después puedes picarlos muy finos o rallarlos. Agrégalos a la sartén cuando la cebolla esté pochada y cocina 2 minutos más.
  5. Mientras tanto, mezcla en un bol aparte la pasta tikka masala, el yogur y la pasta de tomate.
  6. Una vez estén bien mezclados, corta por la mitad los muslos de pollo y mételos en el bol para que marinen. Impregna bien el pollo de la mezcla.
  7. Vuelca el pollo en la cacerola y cocina durante 5 minutos más o menos, o hasta que vea que comienza a colorear. Para conseguirlo deberás subir un poco el fuego.
  8. Agrega los tomates enlatados, las lentejas escurridas y la leche de coco y lleva el fuego a ebullición. En ese momento, redúcelo a fuego medio lento de nuevo y cocina durante 1 hora, revolviendo ocasionalmente.
  9. De vez en cuando prueba la salsa para ajustar de sal y añadir, si es necesario, un poquito de agua para rebajar la intensidad o encontrar la textura que más te guste.
  10. Justo en el último momento, cuando ya esté el pollo casi listo para servir, pon las espinacas y déjalas un minuto o dos cocinando con el pollo antes de añadir el chutney de mango.
  11. Revuelve la mezcla de nuevo, comprueba que el punto es el buscado y sirve con arroz basmati y yogur a un lado o con algún condimento alternativa a este que os guste en casa. 

Consejo: si a alguno de los comensales les cuesta comer la hoja verde, podéis picar finas las espinacas o incluso triturar la salsa antes de servir el pollo. Pero es recomendable no omitirlas porque dan un toque especial al plato y nutritivamente son muy saludables. 

Continúa leyendo nuestras recetas...