Cómo conseguir un mug cake perfecto

Los mug cakes están de moda, son dulces fáciles de hacer, muy rápidos y que se preparan con cuatro ingredientes básicos. Estos trucos te ayudarán a que queden perfectos.

Mug cake

Un mug cake es un bizcocho que se prepara en una taza de desayuno, sin medir muy estrictamente los ingredientes (generalmente se miden por cucharadas y no por peso) y se cuece en el microondas en poco menos de 2 minutos.  Es un dulce para hacer y consumir en el momento, puesto que con el paso del tiempo se va quedando correoso. Su punto positivo es que te resuelve una merienda en menos de 10 minutos.

Sin embargo cuando te enfrentas a prepararlo por primera vez, no siempre se consiguen buenos resultados. ¿Qué estoy haces mal? Es un dulce muy sencillo pero tiene sus trucos. Hay que tener en cuenta algunos aspectos básicos como la forma de cocción que tiene el microondas, lo que guarde o no el calor de tu taza y  sus dimensiones … Te damos las claves para acertar.

Preparación del mug cake

Al igual que cuando se prepara cualquier bizcocho, se recomienda que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente. ¿Qué es mejor mezclar todo en la taza o hacerlo en un bol a parte? Pues esto depende de lo que te resulte más cómodo, al final tiene que quedar una masa homogénea sin grumos. Puedes hacerlo de cualquiera de las dos formas.

Debes elegir una taza adecuada a la cantidad de masa que has preparado, algunas recetas lo indican y otras no. Recuerda que debes llenar, como mucho, dos terceras partes de la taza.

Si usas una taza demasiado grande, el mug cake quedará muy pequeño y, por el contrario, si la taza es pequeña, durante la cocción en el microondas se saldrá.

Para asegurarte que no se sale, hay un truco muy efectivo que consiste en pegar un papel de horno en la parte exterior del borde de la taza. De esta forma la masa del mug cake tendrá más espacio para crecer y no se desbordará.

El microondas

Si no usas correctamente tu microondas, es posible que el mug cake quede torcido o crudo por abajo. Es un electrodoméstico que varía mucho de unas marcas a otras, con lo cual, lo mejor es probar y conocer bien cómo responde.

Generalmente estos bizcochos se cocinan durante 2 minutos, aunque se puede abrir la puerta sin problema a partir del primer minuto, por lo que se puede comprobar si está completamente hecho antes.

Tras el primer minuto, hay que abrir la puerta y girar la taza 180 grados, para que la cocción sea homogénea y no quede torcido.

También es importante no colocar la taza en el centro del plato, sino en uno de los extremos.

Punto de coción:

- Si a tu mug cake le falta cocción, verás que queda crudo por la parte de abajo. Puedes comprobar que está completamente cocido, pinchándolo con una brocheta y si sale seca, está en su punto.

- Si, por el contrario, cueces el mug cake más tiempo de lo indicado quedará correoso.

¡No te pierdas estas recetas!

Prueba alguna de nuestras recetas de mug cakes y disfruta de este delicioso  capricho dulce:

- Mug cake relleno de chocolate

- Mug cake de té verde

X

CONTINÚA LEYENDO