Revista Mía

¿Qué es el gluten y por qué es malo para algunas personas?

Se estima que el 1% de la población española sufre intolerancia al gluten. Te contamos cómo afecta a nuestro cuerpo esta proteína.

Los alimentos sin gluten cada vez cobran más protagonismo en las estanterías de los supermercados. Seguro que conoces a alguien que es alérgico al gluten (o incluso sufras este problema tú misma), y es que se estima que entre 450.000 y 900.000 personas en España tienen problemas para digerir esta sustancia.
Si eres celíaca, seguro que ya has identificado las mejores pastelerías de Madrid sin gluten, conoces a la perfección cuáles son los mejores ingredientes para hornear sin gluten y has tomado buena nota de los consejos para viajar si te sienta regular dicha proteína. Pero, ¿sabes realmente lo que es el gluten y por qué tantas personas no pueden consumirlo? Te contamos todo lo que tienes que saber.

¿Qué es el gluten? ¿En qué alimentos lo podemos encontrar?

El gluten es una proteína de pequeño tamaño que encontramos en la semilla de muchos cereales como el trigo, la cebada, el centeno o la avena. Se trata de una sustancia con propiedades viscoelásticas, lo cual significa que aporta elasticidad, consistencia y viscosidad a los alimentos a los que acompaña. 
Normalmente, lo encontramos en el pan, la bollería, las galletas, la masa para pizzas, aunque también es común verlo en productos en los que no esperaríamos como pueden ser yogures, embutidos, patatas congeladas, salsas o incluso complementos alimenticios. Por eso, leer las etiquetas de los productos es clave para no llevarnos a la boca alimentos contaminados con trazas de gluten.

¿Cómo afecta el gluten al organismo?

Como ya hemos visto, se trata de una proteína. Como tal, el cuerpo debe descomponerla en fracciones más pequeñas, llamadas péptidos. Este proceso es problemático para algunas personas, que no pueden digerir completamente el gluten. Entonces, dicha sustancia acaba en el intestino delgado, causando una reacción en el sistema inmunológico y dando lugar a trastornos digestivos como vómitos, diarreas y distensión abdominal, entre otros. El dolor de cabeza o incluso la dermatitis también pueden ser síntomas frecuentes junto con el cansancio.

¿Puedo dejar de tomar gluten si no soy celíaco ni intolerante?

Si alguna vez has notado estos síntomas, lo más recomendable es que acudas a un especialista para que te haga las pruebas pertinentes. En ningún caso es recomendable que dejes de tomar gluten sin que un experto te lo haya pautado previamente, pues puede ser perjudicial.
En personas sanas, eliminar el gluten de la dieta supone reducir la ingesta de granos integrales, lo que conlleva una reducción de la ingesta de fibra, que es muy importante para la salud.  La falta de fibra en el organismo  puede conducir al estreñimiento y otros problemas intestinales.  Y es que una ingesta adecuada de granos integrales está asociada a una reducción del riesgo de cardiopatías, algunos tipos de cáncer y diabetes tipo 2, entre otras patologías.
Comer sin gluten no tiene menos calorías. De hecho, generalmente es al contrario.  Suelen ser productos que están peor formulados y para que resulten consistentes y jugosos se les añaden grasas y azúcares.
Si bien algunas personas pueden notar una mejoría en su salud cuando dejan de tomar gluten, esto no se debe al gluten como tal, sino a los alimentos (normalmente de mala calidad) a los que este acompaña. Nos referimos a bollería, pizzas, pastas y pan no integrales, generalmente ricos en harinas refinadas, sal, azúcares y grasas de mala calidad.
tracking