Revista Mía

Alimentos ricos en colina, el nutriente que desconocías

Aunque es posible que nunca hayas oído hablar de esta sustancia, lo cierto es que desempeña un papel crucial en el sistema nervioso y cerebro. Te contamos cuáles son las principales fuentes de las que obtenerla.

Es probable que nunca hayas oído hablar de la colina, pero este nutriente es de crucial importancia en el buen funcionamiento del organismo y, más concretamente, del cerebro. Su déficit está asociado a problemas neuronales, por lo que muchas personas la ingieren a modo de suplemento para la memoria. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre el nutriente más desconocido.
La colina produce la acetilcolina, en combinación con el ácido acético. La acetilcolina es un importante neurotransmisor que favorece el buen funcionamiento de las señales nerviosas y de la memoria. Este neurotransmisor es el encargado de regular el estado de ánimo, las emociones y la conducta. La acetilcolina también es fundamental para los estímulos musculares, y también interviene en el control de la presión arterial, los latidos del corazón o los procesos metabólicos en general.
Este nutriente está involucrado en la síntesis de mielina (una sustancia que protege los nervios) y, por tanto, es muy importante para el sistema nervioso. También es clave en la síntesis de algunas hormonas y enzimas, como la melatonina. Además, interviene en el metabolismo de la creatina, compuesto químico muy apreciado por los deportistas.
Sus funciones no acaban aquí, pues también está relacionada con el transporte de los triglicéridos desde el hígado hacia las zonas del cuerpo que las necesiten. En el caso de que el aporte de colina no sea el suficiente, este proceso se interrumpe, causando problemas al hígado, que comenzará a acumular las grasas.
La cantidad necesaria de colina varía en función del género e incluso de la etapa de la vida en la que se encuentre cada uno. La dosis diaria recomendada de colina es de 550 mg en el caso de los hombres y de 425 mg en el caso de las mujeres. ¿Y de dónde la obtenemos? Pues bien, aunque el hígado puede producir una pequeña cantidad de colina, la mayor parte de la colina en el organismo viene de los alimentos que consumimos. Esta sustancia se encuentra en gran cantidad de alimentos, pero el problema es que lo hace en cantidades pequeñas, por lo que muchas personas recurren a suplementos alimenticios para lograr el aporte adecuado.
tracking