Revista Mía

Los mejores trucos para escaldar verduras

¿Te gustan las verduras en su punto justo de cocción? En vez de hervirlas y que queden pasadas, escáldalas. Sigue estos sencillos trucos para que te queden bien cocidas pero al dente.

Cocer las verduras el tiempo justo puede parecer complicado a priori, ya que cada verdura tiene un tiempo de cocción distinto y además hay que sumarle que según el corte, ese tiempo de cocinado puede variar. No es lo mismo cocer zanahorias enteras, que en rodajas o bastones. Escaldar un alimento no es más que sumergirlo en agua hirviendo durante unos segundos con el objetivo de que sea más fácil pelarlo, fijar el color del alimento e incluso darle una cocción rápida. En el caso de los tomates, por ejemplo, si se escaldan en agua hirviendo, 30 segundos serán suficientes para pelarlos con total facilidad. Vegetales verdes como el espárrago, escaldados 3 minutos, además de mantener un color verde vivo, estarán perfectamente cocidos pero sin llegar a quedar blandos. Además una de las mayores ventajas que presenta el escaldado de verduras, es que después se pueden congelar y aguantarán mucho más tiempo en buen estado.

Estos son los mejores trucos para escaldar verduras:

1.Pon la cantidad justa de agua

Si le pones menos agua a la cazuela de la que el alimento necesita, lo más normal es que no se escalde correctamente porque no esté totalmente cubierto de agua. Lo mejor para escaldar es hacerlo en una olla grande y profunda para que todos los alimentos tengan espacio suficiente y se cocinen de manera uniforme. Si añades un puñado de sal al agua, conseguirás reavivar los colores de los alimentos además de darles más sabor. Añádela una vez el agua haya alcanzado el punto de ebullición, si lo haces antes, el agua tardará más en hervir. No tapes la olla, como es una cocción súper rápida no dará tiempo a que el agua se enfríe.

2.Asegúrate de que el agua esté hirviendo

Para asegurarte de que el agua esté hirviendo, fíjate en los borbotones superiores. Al principio de hervir verás que se formen burbujitas al fondo de la olla, espera a que estas burbujas se hagan mucho más grandes y lleguen hasta la superficie. Entonces será el momento de añadir un buen puñado de sal, e introducir los alimentos. Dejaremos hervir el alimento unos segundos o unos minutos, esto dependerá del resultado que estemos buscando, además dependiendo de cada ingrediente, variará el tiempo de cocción. El mejor truco para retirar los alimentos es utilizando una espumadera, y si los alimentos están troceados, un colador grande será lo más recomendable.

3.Controla los tiempos de cocción de cada alimento

Todos los ingredientes tienen una composición diferente y por eso cada uno de ellos necesitará más o menos tiempo para escaldarse. Para escaldar vegetales de hoja verde serán suficientes 30 segundos, ya que pasado ese tiempo, las hojas se sobre cocinan y pierden rigidez y sabor. Para cocer verduras como los espárragos, las zanahorias, la coliflor, el brócoli y las judías se necesitarán unos 4 minutos de cocción para tener la textura ideal. Es importante que escaldes las verduras ya peladas y troceadas, y en el caso del brócoli o la coliflor, lo mejor es que los escaldes separados en ramitos, así estarán listos para consumirse. Si quieres escaldar tomates, hazles dos cortes en la parte de abajo en forma de cruz, sumérgelos en agua 40 segundos y déjalos enfriar de inmediato.

4.Enfría los alimentos inmediatamente

Normalmente cuando cocemos un alimento lo que hacemos después es enjuagarlo bajo el grifo. Para los alimentos escaldados, lo mejor será tener a mano un cuenco grande de agua con hielo, de manera que en cuanto retiremos el alimento de la olla hirviendo, lo introduzcamos en el agua con hielo para cortar la cocción de inmediato. Si no lo hacemos así, el alimento seguirá cocinándose con el propio calor y terminaría por pasarse quedando demasiado blando y perdiendo su color. Tras dejarlo enfriar unos segundos, sácalo de nuevo del agua con hielo y colócalo sobre papel absorbente para que suelte todo el agua.
tracking