Revista Mía

Sopas dulces para los más golosos

Demostramos que hay vida más allá de las típicas sopas saladas de invierno con estas cinco elaboraciones para los amantes de lo dulce.

No hay nada más reconfortante que una buena sopa cuando hace frío. La variedad de ingredientes con las que se pueden elaborar hace de ellas el alimento perfecto para cualquier momento, además es económico y muy sabroso si le ponemos un poco de cariño a la receta. Son una de las cenas invernales más recurrentes si no queremos complicarnos mucho la vida, pues resultan de lo más ligeras y lo más importante: muy nutritivas.
Se asocia el nacimiento de las primeras sopas al descubrimiento del fuego por los hombres primitivos. El calor de la hoguera tenía la capacidad de ablandar las raíces y los bulbos en el agua al mismo tiempo que impregnaban de sabor el agua. Dicha fórmula fue evolucionando con el paso de los años hasta llegar a lo que conocemos como sopa a día de hoy.
No hay país en el mundo que no cuente con varias recetas típica de sopas entre su gastronomía tradicional. En España tenemos el caldo gallego (increíblemente sencillo de elaborar y con un sabor delicioso), la sopa de cocido madrileño con carne, huesos y verduras, y las sopas de marisco típicas de las regiones de costa. Tampoco podemos olvidarnos de la sopa purrusalda típica del país Vasco o la clásica y reconfortante sopa castellana
Si nos vamos a Europa, países como Austria, Hungría, República Checa, Polonia o Noruega han hecho de la sopa su alimento primordial y constituye el fundamento de su dieta. Son muy conocidas, por ejemplo, la sopa de gulash húngara, la sopa de remolacha típica de Polonia o la típica sopa de pescado que en Noruega suelen consumir. Si hablamos de versiones más refinadas, en Francia son unos auténticos expertos, pues no hay nada más delicioso que una buena sopa de cebolla o una Vichyssoise, ambas recetas que nos vienen del país galo.
Está claro que si hablamos de tesoros gastronómicos del otoño, las sopas ganan por goleada. Hay vida más allá de las típicas versiones saladas que todos conocemos y que por lo general son las que suelen triunfar. ¿Alguna vez te has atrevido a añadirle ingredientes dulces? Atrévete a experimentar con nuevos sabores y texturas con estas ideas que te damos en esta galería.
tracking