Revista Mía

Los canelones de calabacín y atún de Vicky Martín Berrocal con los que te chuparás los dedos

La diseñadora sevillana sustituye la pasta por la verdura en una receta casera rica y sana que puede servirte de inspiración.

Hace ya algún tiempo se hizo viral en España el cambio físico de Vicky Martín Berrocal. La diseñadora andaluza dio un vuelco a su cuerpo cambiando sus hábitos: más deporte, vida activa y una alimentación saludable fueron las claves de transformación. Exactamente lo que la ciencia dice que funciona: comer bien, variado y en cantidades ajustadas, con predominio de las frutas y las verduras.
Desde entonces, Vicky Martín Berrocal se anima de vez en cuando a compartir recetas caseras que le gustan en sus redes sociales. Nada pretencioso ni difícil de hacer: todo muy casero, nivel para todos los públicos, sin entrometerse en recetas nivel chef, para que nos entendamos.
Son platos que a mucha gente que no cocine demasiado pueden ayudarle a mejorar sus hábitos alimentarios. Recetas ricas y nutritivas como la ensalada que preparó hace semanas o estos canelones rellenos de verduras y atún y gratinados al horno que ha preparado en una de las últimas publicaciones compartidas en su cuenta de Instagram.

Es un plato tradicional, con su sofrito de verduras, en el que cambia la pasta por el calabacín para que sea un poquito más saludable. Y si quieres que lo sea todavía más, te recomendamos sustituir el tomate frito que usa Vicky Martín Berrocal por tomate triturado, y que el atún sea al natural —no aclara la sevillana qué tipo usa ella—.
Por lo demás, es una receta genial porque está muy buena, porque es saludable y porque es fácil de hacer. De verdad. Solo necesitas paciencia y ganas para picar cuatro verduras. 

Ingredientes

  • 1 calabacín
  • 1 Cebolla
  • 1 Pimiento rojo, verde y amarillo
  • Ajo
  • 1 Berenjena
  • Tomate frito al gusto (o triturado)
  • Latas de atún (alrededor de dos)
  • Aceite, sal y pimienta

Elaboración

Paso a paso

Lavar bien todas las verduras
Laminar el calabacín con un espirulizador, mandolina, pelador, rallador o utensilio similar.
Coloca las láminas de calabacín entre papel de cocina para que absorba el agua que va a ir perdiendo el calabacín.
Pica la cebolla y el ajo. Pocha ambos ingredientes en una sartén con fondo con un chorrito de aceite de oliva, a fuego medio.
Precalienta el horno a 180 grados.
Pica el resto de verduras: los pimientos, la berenjena y lo que ha sobrado del calabacín. Añade todo a la sartén donde se están pinchando la cebolla y el ajo cuando estas estén doradas.
Cuando se hayan mezclado y cocinado un poco las verduras juntas, es hora de añadir el tomate frito y el atún en conserva desmigado. También puedes utilizar tomate triturado en vez de frito, mucho más saludable. El atún, por su parte, mejor que sea al natural si buscamos una receta sana.
Añade sal y pimienta al gusto y remueve de vez en cuando. Siempre a fuego medio como mucho.
Cuando tengas listo el relleno, estira una lámina de calabacín en una superficie limpia y pon una cucharada del relleno en su interior. Enrolla la lámina con cuidado y ponla en una bandeja apta para el horno. Haz lo mismo con el resto de láminas de calabacín.
Con tu bandeja de canelones de calabacín lista, solo queda espolvorear queso para gratinar por encima. Cuanto más ajustes la cantidad de queso, menos grasa será la receta. Es cuestión de prioridades si te gusta mucho la capa de queso encima de este tipo de platos.
Hornea 20 minutos los canelones, gratina un poco más si te gusta crujiente el queso y listo. 

tracking