Vídeo de la semana

¿Es realmente bueno comer queso? Esto dice la ciencia

Se ha hablado mucho sobre cómo afecta el consumo de este alimento a la salud... ¡Y esto es lo que dice un estudio reciente sobre el queso!

queso
iStock

Es uno de los alimentos más queridos por gran parte de la población, aunque a lo largo de los años no se ha librado de las opiniones negativas y de la polémica. Hablamos del queso, un lácteo sabroso y de textura suave consumido de muchas formas distintas a lo largo de todo el mundo. Un alimento, que si bien muy venerado por algunas personas, también ha sido considerado poco saludable por otras, debido a su contenido en grasas saturadas.

¡Pero parece que eso no es más que un mito! Y es que resulta que comer queso todos los días podría ser bueno para la salud, según una nueva investigación publicada en el European Journal of Nutrition. Los investigadores analizaron 15 estudios, la mayoría de los cuales duraron alrededor de una década o más, para determinar cómo comer queso afectaba el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, una enfermedad coronaria o un accidente cerebrovascular. La mayoría de estos estudios involucraron a personas que no tenían enfermedades cardiovasculares al comienzo del estudio.

Y aquí está la sorpresa… A diferencia de los que no comían queso nunca o los que no lo comían con frecuencia, los investigadores encontraron que las personas que comían una buena cantidad de queso vieron una disminución del 14% en el riesgo de contraer enfermedades coronarias y una reducción del 10% en el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. ¿Cómo te quedas?

Pero ojo, que esto no quiere decir que tengas que comer mucho queso… Según el estudio, aquellos con los riesgos más bajos de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares en promedio comieron alrededor de solo 40 gramos de queso al día.

Lo cierto es que el queso tiene muchos beneficios que pueden compensar sus a veces altos niveles de grasas saturadas. Por ejemplo, este alimento tiene un ácido graso insaturado llamado ácido linoleico conjugado, que se ha demostrado ser eficaz para reducir el colesterol malo. El queso también es una buena fuente de vitaminas, minerales y proteínas en la dieta, todos los cuales pueden tener propiedades de protección cardiovascular. Por ejemplo, el queso es muy rico en vitaminas A y D, que ayudan al cuerpo a absorber mejor el calcio y a mantener los huesos y los dientes sanos y fuertes y también es muy rico vitaminas del grupo B, entre las que destaca la B12, la B9 (ácido fólico, tan importante para las embarazadas, por ejemplo), la vitamina B1 (tiamina) o la B2 (riboflavina).

¿Algunos de los quesos más sanos e interesantes nutricionalmente hablando? Los más bajos en grasas y sodio son el requesón, el parmesano (muy fácil de digerir), el cheddar envejecido, la mozzarella (con bajo contenido en colesterol y lactosa), el feta (muy bajo en calorías), el queso fresco (que evita la acumulación de grasa gracias a su contenido en ácido linoleico conjugado y que es muy rico en proteínas) o el queso panela, un queso menos conocido que no se somete a ningún tipo de proceso de maduración y por ello no pierde agua.

También te puede interesar:

Continúa leyendo