Nutrición

Los beneficios de las espinacas para la salud

La espinaca es una planta hortense anual con tallo rasposo y hojas verdes anchas y jugosas que crece en tupidos racimos hasta 30 cm de altura.
Se conoce como alimento desde 500 años antes del nacimiento de Cristo y al parecer tiene su origen en Persia.
Su consumo en Europa lo difundieron los árabes, pero su gran popularidad como alimento de grandes cualidades nutritivas es más reciente y como tal fue a partir del siglo XIX cuando se extendió por Europa y América.
Se pueden cultivar todo el año excepto durante los meses más calurosos. La siembra se realiza sobre todo en primavera y otoño, y necesitan suelos ricos en nitrógeno.

Variedades

Savoy o rizada. Es la variedad más popular. Por su textura firme, se come cocida. Se vende en atados y hay que lavarla muy bien antes de cocinarla.
De hoja lisa. También se come cocida. Sus hojas son más grandes, lisas y tiernas que las anteriores. Se venden en bolsas y sin los tallos; por eso son más fáciles de lavar
Espinacas baby. Son las más pequeñas, dulces y tiernas. Se comen en ensaladas, y se venden en bolsas con sus tallos, que se pueden comer porque son muy pequeños.

Compra y consumo

Lo ideal sería que llegasen directamente de la huerta a la cocina, pues la espinaca se estropea rápidamente.
Es necesario conocer los signos que demuestran su frescura; solo así estaremos seguros de poder obtener las sustancias nutritivas que contienen.
Elige las de hojas tersas y firmes, que deben ser además quebradizas, y rechaza las estropeadas por la influencia del clima o por la acción de los insectos.
Las espinacas toleran muy bien la refrigeración y la congelación; en estos procesos no pierden sus cualidades nutritivas, por lo que el consumo ha aumentado muchísimo, ya que se ha generalizado su comercialización como producto congelado.

Hay que lavarlas muy bien, pero no es conveniente dejarlas en remojo porque se incrementa la pérdida de vitamina C. Tampoco es aconsejable añadir bicarbonato al agua que se vaya a utilizar para hervirla, pues, aunque se mantengan más verdes, el agua alcalina hará que pierdan su contenido en vitaminas.
Debes cocerlas en poco agua y ponerlas cuando ésta esté hirviendo, en un recipiente tapado para reducir al mínimo el tiempo de cocción (máximo un minuto) y luego retirarlas del calor y escurrirlas enseguida.

Aunque hay recetas en las que se cocinan más tiempo, la mayoría de sus nutrientes se pierden si se cuecen demasiado.

No es recomendable el consumo de espinacas en lata. (En esto Popeye se equivocaba).