Nutrición

Edulcorantes: todo lo que necesitas saber sobre los sustitutos del azúcar

El consumo exagerado de azúcar añadido se ha convertido en una de las mayores preocupaciones en cuanto a salud y alimentación para muchas personas en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud lo ha advertido durante años y ha publicado numerosos estudios al respecto: tomar más azúcar del necesario (la OMS recomienda no consumir más de 25 gramos o el equivalente a 8 cucharadas pequeñas al día) puede acarrear graves problemas de salud y enfermedades de todo tipo, desde problemas cardiovasculares hasta la obesidad o la tan extendida y común diabetes.

Sin embargo, el principal problema es que hay azúcar oculto en prácticamente todos los alimentos procesados que compramos, y sobre todo en aquellos dulces, como la bollería, las tartas o los postres. La sociedad está más concienciada que nunca sobre los riesgos que supone el consumo de demasiado azúcar, y por ello, cada vez es más común ver en el mercado otros edulcorantes que han ido surgiendo con los años para sustituirlo, aunque estos tampoco estén exentos de polémica por sus supuestos efectos nocivos sobre la salud.

Hablamos de los edulcorantes artificiales como el aspartamo (que se ha vinculado con la aparición de cáncer y otras enfermedades) y las famosas y discutidas sacarinas, pero también de otros totalmente naturales que son más saludables que el azúcar, como el sirope o jarabe de arce, la stevia (tampoco libre de polémica), la miel natural o incluso las hojas de canela. En cualquier caso, estos productos alternativos tienen algo en común: todos ellos aportan el mismo sabor dulce (o incluso más) a los alimentos y platos, por lo que, por lo general, suelen ser mucho más recomendables que el azúcar refinado, aunque sean objeto de debate.

Así que si te gustan los dulces y la repostería, pero no quieres abusar del azúcar refinado e industrial, toma nota de estos endulzantes y edulcorantes que pueden sustituir su función de forma eficaz. Estos son sus usos, beneficios y contraindicaciones, los mitos que hay en torno a ellos y sus valores nutricionales. Una vez los conozcas, ¿por cuál de ellos te vas a decantar?

También te puede interesar: Edulcorantes: ¿sí o no?