Revista Mía

Por esto se te quedan secos los rollos de canela

Este dulce de moda entra especialmente bien durante los días grises, lluviosos y fríos, pero es fundamental que queden jugosos para disfrutarlos en plenitud.

Estos días, quienes disfrutamos de la gastronomía y utilizamos las redes sociales como una fuente de información y banco de ideas más, estamos disfrutando del viaje por Copenhague de la chef María Gálvez Enseñat, la Goutdhestia en las redes. Entre todas las delicias que está probando y mostrando a sus seguidores, no faltan, por supuesto, los rollitos de canela, que ya sabéis que en el norte de Europa son muy minimalistas, nada que ver con la versión estadounidense de los cinnamon rolls.
Nos ha servido el viaje de Goutdhestia para volver a probar en casa la receta que la pastelera Alma Obregón compartió con los lectores de Mia hace algunas semanas, con motivo del día en el que se celebraba este dulce que en España cada vez se ve más en pastelerías y cafeterías donde trabajan la bollería de forma artesanal.
Cinnamon rolls

Cinnamon rollsAlma Obregón

Al hacerlos, y una vez disfrutados, pensamos en todas esas personas que en casa los intentan y no terminan de quedarles bien los rollitos de canela. Nos preguntamos a qué podría deberse, y justo leímos a la propia Alma Obregón una serie de consejos e indicaciones en un post reciente para evitar precisamente eso, que los cinnamon rolls queden secos.

¿Por qué no salen esponjosos y quedan duros?

Si te quedan demasiado duros o, al menos, no lo suficientemente esponjosos y jugosos por mucho que sigues los pasos de la receta que hayas elegido, el problema puede estar en alguna de estas cuestiones que apunta Alma Obregón:
  • La receta: “si solo tiene una fermentación o si usa levadura química en lugar de levadura de panadero…mal”, advierte la repostera. Tened en cuenta que en la receta del rollito de canela es “esencial”, dice Alma, la doble fermentación.
  • La masa: es clave “amasar lo suficiente usando una buena harina de fuerza” para que esta receta quede jugosa. El objetivo es claro: una masa elástica, y está se consigue con “una buena malla de gluten hará que luego suban más y de forma más uniforme”, explica Alma Obregón.
  • No añadir harina: durante el amasado, si lo haces a mano, es fundamental según la experta en cocina dulce que “no añadas harina durante el amasado inicial, ya que se resecará la masa”. En el caso de que se te pegue la masa, lo que tienes que hacer es utilizar aceite, tanto en la encimera como en tus manos. “Aspiramos a una masa elástica, que sea o no pegajosa no te debe preocupar porque muchas veces depende de la absorción de la harina o de si has usado huevos muy grandes”, señala.
  • El cocinado: sigue bien los consejos de la receta y “No te pases de horno” por querer ser más papista que el papa. “Evita el aire y pínchalos en cuanto empiecen a dorarse: si sale limpio están hechos”, dice Alma Obregón. Cada minuto extra de horno resecará más tus rollitos de canela.
  • La conservación: puedes clavar la receta y que te queden de maravilla. Sin embargo, pasado poco tiempo se endurecen y ya no puedes disfrutarlos en perfectas condiciones. Pues bien, si esto te ocurre, la repostera lo achaca a la conservación. “Consérvalos bien filmados y no los metas en la nevera. Aguantan perfectamente a temperatura ambiente”, apunta. “También los puedes congelar una vez fríos (con o sin glaseado) de forma individual y descongelarlos en el microondas y comerlos calentitos”, añade. 

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

tracking