¿Cómo hacer un huevo escalfado? Así puedes preparar este pequeño manjar

Hacer un huevo "poché" es más fácil de lo que imaginas. Aquí tienes los trucos para hacer un huevo escalfado perfecto en casa.

huevo escalfado
iStock

Los huevos escalfados -o también conocidos como huevos poché- gozan de bastante (por no decir mucha) popularidad hoy en día. Aunque siempre han sido una delicia preparada de forma muy común en gastronomías como la francesa, en los últimos años se han hecho famosos internacionalmente gracias a los ya extendidos brunch, donde no suelen faltar como acompañamiento o guarnición.

Los huevos poché -cocidos por fuera y líquidos por dentro- se suelen colocar sobre tostas, sándwiches, ensaladas y otras elaboraciones, aportando suavidad y sabor a cualquier receta de una forma sutil y elegante. Además, son muy vistosos y nutritivos, gracias a su alto aporte de proteínas. ¿Qué más se les puede pedir? 

La técnica del escalfado consiste en cocer un producto dentro de agua muy caliente, pero que no supere los 80ºC. En el caso de los huevos, el escalfado se lleva a cabo en un cacerola al fuego y en abundante agua, que debe llevar algo de vinagre que ayude a coagular la clara del huevo. La proporción correcta es de un 10% de vinagre por cada 100% de agua.

huevo poche
iStock

¿Cómo preparar un huevo escalfado?

Pon el agua con el vinagre a hervir, y cuando este líquido alcance el punto de ebullición, retira la cacerola del fuego. a continuación rompe un huevo en un cuenco e introdúcelo lentamente en el agua caliente, permitiendo que ésta entre también en el recipiente. Después, desliza el huevo desde el cuenco hasta dentro del agua, directamente en la cacerola. 

Tapa la cacerola y deja que el huevo se cueza durante 3 minutos. Después de este tiempo, retira la tapa y verás cómo la clara se habrá cuajada mientras que la yema permanecerá líquida, en el interior. Retira el huevo escalfado con ayuda de una espumadera, y enfríalo rápidamente -colocándolo en un plato, por ejemplo- para cortar la cocción. ¡Y listo! Ya puedes servirlo solo o colocarlo en algún otro plato: ensaladas, tostadas, carnes, pastas...

Otra forma de hacer un huevo escalfado o poché de una forma muy fácil consiste en envolver el huevo en papel film transparente, que tendrás que haber engrasado un poco previamente con unas gotas de aceite o mantequilla. Cierra muy bien el huevo, atando un hilo alrededor de todo el film para que no entre líquido y sumérgelo en el agua caliente. En tres minutos, estará listo y además, con una forma mucho más estética. Tú eliges como prepararlo y cómo disfrutarlo.

Continúa leyendo