Así es el pollo más caro del mundo

Se llama Ayam Cemani, proviene de Indonesia y ha llegado a superar los 2.000 dólares. ¿Sabes cómo es el pollo más caro del mundo?

Foto: Greenfire Farms.

Siguiendo la tendencia de gastronomía en clave gótica, el pollo más caro del mundo no podía ser de otro color. El Ayam Cemani es un pollo muy diferente de lo que estamos acostumbrados. A primera vista, destaca por su plumaje negro como el carbón, con reflejos plateados y azulados. Pero la cosa no queda ahí, este exótico animal, es negro por dentro y por fuera: plumaje, cresta, carne, huesos y órganos internos.

Las únicas partes que se libran son la sangre que, es algo más oscura de lo normal pero no llega a ser negra, y los huevos, que son de color crema.

A este tipo de pollo se le conoce como el “el Lamborghini de las aves de corral” y tiene su origen en la isla de Java, en Indonesia, donde es considerado como un ser sobrenatural que se usaba tradicionalmente para rituales.

También te puede interesar:

Un pollo que sufre una mutación genética

En indonesio Ayam significa pollo y Cemani completamente negro. En realidad, la razón por la que este pollo resulta tan espectacular y exótico es a causa de una mutación genética. Produce diez veces más melanina que un pollo común.

Esta raza llegó a Europa en 1998 de la mano de un criador holandés y, posteriormente, la empresa norteamericana Greenfire Farms la importó a Estados Unidos y comercializa tanto sus huevos como los pollos a precios desorbitados. Sus huevos sin sexar los venden a 200 dólares la unidad y los ejemplares jóvenes, machos o hembras a 400, aunque están agotados.

Su exotismo junto con su escasez, son las razones que justifican el elevado precio de este ave. Estos pollos son muy difíciles de conseguir, ya que solo hay una granja en Estados Unidos que los exportó legalmente y los cría. Desde la gripe aviar, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos mantiene la prohibición de importar aves a territorio estadounidense. Lo que, al final, hace que esté entre los alimentos más caros del mundo.

Se dice que un plato de este tipo de pollo ha llegado a costar más de 2.000 dólares en un restaurante de Nueva York. Aunque, todo sea dicho de paso, no es muy común encontrarlo en las cartas de restaurantes.

Con respecto a su carne, parece que no hay gran diferencia en comparación con un pollo tradicional, ni en sabor ni en beneficios para la salud. Aunque hay quien afirma que su carne es algo más sabrosa.

El Ayam Cemani produce 10 veces más melanina que un pollo común.

¿Y el pollo negro chino?

En China se cría una raza de pollo muy parecida, también de color negro, llamada Silkie.

En este caso se trata de un pollo de plumaje blanco y algodonoso que es totalmente negro en su interior ya que sufre el mismo problema genético que el anterior. Su precio es algo superior al pollo tradicional, aunque no llega a las cifras desorbitadas de su hermano indonesio.

Es considerado un superalimento en china, al que se le atribuyen multitud de propiedades beneficiosas para la salud, entre ellas, se dice que produce un incremento de la fertilidad femenina.

Parece que tiene unas cualidades nutricionales y organolépticas muy superiores al pollo estándar y los que lo han probado afirman que su sabor también es mucho mejor.

Este pollo es muy usado en recetas chinas e indias, generalmente de corte popular, donde las cocciones a fuego lento, mandan. Cocineros tan famosos como Jaimie Oliver han hablado y cocinado con este producto gourmet.

 

Y aquí llega la gran pregunta, ¿realmente cuesta lo que vale? ¿Merece la pena pagar más dinero por una cuestión meramente estética? Quizás para algunos lo exótico está en poder decir que ha probado un alimento que pocos van a poder degustar.

Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

CONTINÚA LEYENDO