'Fettuccine' a la marinera

Hacer el fumet de pescado puede ser laborioso, pero, actualmente, en el supermercado puedes encontrar varios de calidad con los que la receta te saldrá perfecta.

Ingredientes:

  • 600 g de tagliatelle, fettucce o fettuccine nero (con tinta de calamar)
  • 300 g de gambón pelado
  • 3 dientes de ajo
  • 5 tomates maduros
  • 1 cebolla 3 tomates secos
  • 10 ml de brandi
  • 3 cucharaditas de perejil
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • 200 ml de fumet de pescado
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Pasta

Elaboración:

  1. Picar los dientes de ajo y saltearlos en una cazuelita con unas cucharadas de aceite de oliva. Añadir la cebolla picada y los tomates secos hidratados cortados en bastones finos.
  2. Triturar los tomates y agregarlos al sofrito cuando la cebolla haya tomado color. Cocinar el conjunto hasta que reduzca por completo el agua del tomate. Verter el fumet de pescado y cocinar 15 minutos, hasta reducir bien el conjunto. Reservar salpimentado.
  3. Calentar en una sartén una cucharada de aceite y saltear durante 2 minutos los gambones pelados. Pasado el tiempo, agregar el brandi y esperar a que el alcohol se evapore. Poner los gambones con el resto del sofrito. Sazonar.
  4. Cocer la pasta, siguiendo las instrucciones del fabricante, hasta dejarla al dente. Escurrir y mezclar con el sofrito y los gambones. Espolvorear una pizca de perejil antes de servir.

Cómo cocer la pasta correctamente

¿Te ha pasado que has cocido pasta y se te ha pegado en la cazuela o se ha deshecho? La pasta es uno de los alimentos más sencillos de preparar porque a priori solo es hervirla en agua. No obstante, aunque cualquiera pueda prepararla, eso no significa que dé igual la forma. Existen una serie de errores muy comunes que pueden echar a perder tu plato.

Por ello, te desvelaremos los mejores trucos para que la mejor pasta sea la tuya. Coge una libreta y apunta bien.

En primer lugar, tendrás que seleccionar una olla con un tamaño adecuado. Este es uno de los errores más frecuentes y más fáciles de solventar, especialmente cuando se preparan pocas raciones. Escoger una olla demasiado pequeña podrá costarnos muy caro. La pasta debe cocerse en agua abundante: una buena medida es un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. En caso de que tengamos poca agua, bajará la temperatura del agua hervida al echar la pasta y se concentrará mucha cantidad de fécula (lo que hará que quede pegajosa).

Otra equivocación muy común es no seguir las instrucciones del fabricante. Aunque resulta muy estético guardar la pasta en un tarro bonito, podríamos olvidar los tiempos de cocción recomendados. Para ello, un truco es recortar el recuadro con las instrucciones e introducirlo en nuestro recipiente favorito.

La sal en el agua es un factor determinante para nuestro resultado final. En todos los paquetes se indica que se debe cocer la pasta en abundante agua, pero muchas veces se olvida indicar la sal. Recuerda que debes echar una pizca de sal (2 gramos de sal por cada 100 gramos de pasta) para que no quede un plato insípido.

Por último, la elección de la salsa será otro punto fuerte para elaborar una comida de diez. No todos los tipos de salsa son adecuados para todas las variedades de pasta. Escoge una salsa no muy grasienta y si puedes, hazla tú misma.

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}