Revista Mía

12 trucos fáciles para tomar más fibra

¿Quieres empezar a tomar más fibra? No es necesario recurrir a ningún suplemento. ¡Con algunos pequeños trucos puedes aportar a tu cuerpo un plus de fibra sin esfuerzo (y sin dejarte un dineral en suplementos innecesarios...)!

Desde hace años las estanterías de los supermercados se han llenado de productos que prometen tener un alto contenido en fibra, alcanzando grandes índices de popularidad. Todos ellos son un atractivo para las personas que sufren de estreñimiento, un mal común en mujeres y hombres con estrés o mala alimentación: dos de los males de la sociedad actual.  No hace falta que acudas a productos artificiosos y elaborados, puedes encontrar la fibra en alimentos tan comunes como un kiwi, un zumo de naranja o los frutos secos. Un estudio de la Fundación Española de Nutrición revelaba que los españoles consumimos la mitad de fibra recomendada diariamente. De 25 gramos, solo ingerimos un 12,5 por ciento. Por eso, la fibra se ha convertido en una sustancia deseada para aliviar las molestias intestinales y prevenir algunas enfermedades como la diabetes mellitus, la obesidad o la diverticulosis colónica.
No es para menos, ya que varios estudios avalan sus propiedades beneficiosas para el organismo. Uno de ellos, es el realizado en la Universidad de Monash, en Australia. Tras varios expriemientos, los investigadores demostraron que una dieta rica en fibra alimentaria podría potenciar las defensas del sistema inmunitario.De esta manera nos podríamos defender mejor de las bacterias y virus que debilitan nuestro cuerpo.
Pero no toda la fibra alimentaria es igual. Existen dos tipos: la fibra soluble y la fibra insoluble. La primera, llamada ‘fibra buena’, consigue atraer el agua y hace la digestión más lenta. Además, contribuye a reducir el colesterol. Esta modalidad de fibra se puede encontrar en los frutos secos, las semillas, las legumbres, algunas frutas, las verduras…
El segundo tipo es la insoluble, menos beneficiosa que la primera y presente en algunas verduras, granos integrales y trigo. Ingiriendo fibra insoluble, o no fermentable, se consigue que las bacterias del colon no fermenten, absorban el agua y aceleren la digestión.
Algunos alimentos industriales, como los cereales para el desayuno o barritas e cereales, prometen un alto aporte de fibra, pero contienen muchos azúcares perjudiciales para la salud. Aunque uno de los mejores remedios para combatir el estreñimiento es beber agua, te proponemos algunos trucos realmente útiles para que te beneficies del componente alimenticio más buscado. La fibra es tu aliada.
tracking