Revista Mía

Prebióticos: qué son, qué beneficios aportan y dónde encontrarlos

Te contamos todo lo que tienes que saber sobre este componente alimentario.

Los prebióticos están constituidos por moléculas de gran tamaño que forman parte de la fibra alimentaria. Estos componentes son fundamentalmente polisacáridos no almidón y oligosacáridos, y su función en el organismo es nutrir a los microorganismos que habitan en el intestino, de forma que modulan la actividad de la microbiota favoreciendo la proliferacion de bacterias buenas (Bifidobacteria y Lactobacilli).

 
Muchos probióticos se comercializan junto a un prebiótico, una combinación que se denomina como simbióticos. La principal diferencia entre prebióticos y probióticos es que, mientras los segundos proporcionan bacterias vivas a la exoflora, los primeros favorecen el crecimiento de estas bacterias, pues les aportan diferentes sustratos. Dentro de los prebióticos se encuentran varios tipos: fructooligosacáridos (fructanos), maltodextrina, el almidón resistente, la lactulosa y los galactooligosacáridos presentes en leche materna. Todos estos son componentes de la fibra alimentaria y tienen un efecto beneficioso sobre la microbiota del intestino.
Los prebióticos no se digieren, pero se fermentan en el colon y proporcionan gran cantidad de propiedades beneficiosas. No solo aumentan el número de bacterias buenas en el intestino, sino también favorecen la absorción de minerales como el zinc, calcio, hierro y magnesio. Estos componentes de la fibra alimentaria también son muy beneficiosos a la hora de prevenir la diarrea o del estreñimiento, así como reducir los lípidos en sangre, como colesterol y triglicéridos.
En el proceso de fermentación de los prebióticos se genera gas en el intestino, por lo que pueden causarnos malestar. A pesar de estos inconvenientes, sí son muy buenos para la salud gracias a que produce compuestos que inhiben el crecimiento de diversos patógenos reduciendo los niveles sanguíneos de amoníaco, así como produciendo enzimas digestivas y vitaminas.
En los últimos años están apareciendo alimentos enriquecidos con este tipo de compuesto, son los que se conocen como alimentos funcionales. Ahora bien, no siempre es necesario recurrir a ellos, pues la mayoría de los prebióticos están presentes en los alimentos de origen vegetal y en la leche materna. Te contamos cuáles son los ingredientes con mayor cantidad de este tipo de fibra para que los añadas a tu dieta.
tracking