Revista Mía

¿Aburrido el brócoli? 10 maneras de comerlo que te harán cambiar de opinión

Si te parece soso, quizá es que no has explorado bien las formas de prepararlo. Descubre cómo hacerlo para que parezca arroz, en croquetas o gratinado. ¿Lista para hacerte 'brocoli-friendly'?

Vamos a acabar con frases hechas y mitos sobre los alimentos para tener una excusa que nos sirva para no comer un alimento tan bueno como este. ¿Soso?, ¿sin chispa?, ¿insípido? Nada, eso lo desmontamos enseguida con estas diez maneras de comer brócoli divertidas y nada aburridas. Sentimos haberte aguado la fiesta, pero sería una verdadera pena que te perdieras una hortaliza que tiene muchos e importantes beneficios para tu salud. Si piensas en ella, hervida sin más, es normal que no te apetezca nada, pero... ¡hay muchas formas de cocinarla!
Primero, explicarte por qué debes comer brócoli. Es bueno para el corazón, porque ayudar a reducir el colesterol y aporta un alto contenido en fibra. Tiene muchas vitaminas, entre ellas vitamina C y E con grandes propiedades antioxidantes. Es rico en calcio, ácido fólico y cromo, que se encarga de regular la glucosa en la sangre y previene la hipertensión arterial. ¿Necesitas más? Pues lo hay, porque algunos estudios le conceden propiedades para la prevención del cáncer.
De él se aprovecha todo, desde el fruto, como el tronco. Esta parte puede prepararse en carpaccio, frito, a la plancha, hervido... ¡no lo tires! También te informamos de que hay distintos tipos de brécol:
- El calabrese, que es el que todas conocemos y el más consumido. Se llama así por la región de Italia de donde era originario.
- Brócoli chino: es una verdura con hojas grandes y planas y en la gastronomía asiática suele prepararse salteado o al vapor. Es un poco más amargo que el tradicional.
- El bimi, uno de los superalimentos que están de moda. Se trata de la unión de los dos anteriores, es pequeñito y tiene muchas propiedades. El tallo sabe un poco a espárrago.
- Romanescu: una variedad creada a partir de la unión del brócoli tradicional y la coliflor. Es verde, más clarito y sus ramilletes son firmes y con forma de espiral. Tiene una textura crujiente.
- Brócoli morado o de Sicilia, es muy similar al común, salvo su color su tamaño, algo más pequeño. Pero sabe igual...
Y ahora que ya sabes un poco más de esta hortaliza, toma nota de las maneras de comerla, porque alguna (o varias) te sorprenda. ¡Te vas a hacer fan!
tracking