Platos asquerosos de Halloween que jamás deberías preparar

De las clásicas recetas de miedo a esto hay una delgada línea que no sabemos si merece la pena cruzar. Atención a estos platos asquerosos de Halloween que jamás deberías preparar. ¡Controla tu creatividad en la cocina!

Vale que Halloween es una fiesta de miedo y que hay que preparar recetas sangrientas y con un punto terrorífico para ambientar el sarao. Pero, ¿de verdad era necesario atreverse con ciertas cosas? De las decoraciones de momia o las calabazas con caras de miedo a simulacros de areneros con caca de gato o diferentes partes del cuerpo sangrientas que dan más repelús que hambre, hay un paso.

Desde luego no hay necesidad de que los invitados de tu fiesta acaben con mal cuerpo al ver algunas de estas ‘creaciones maestras’. Nuestra recomendación es que te centres en el 'menos es más' y no te vengas arriba con un arrebato escatológico o desagradable que nada tiene que ver con Halloween. Muchas de las propuestas que verás a continuación podrían estar en el grupo de crímenes gastronómicos, en este caso cometidos por cocineros anónimos a los que su creatividad les ha jugado una mala pasada.

Hay situaciones en las que es mejor dejar la ambientación en manos de la decoración y los disfraces y olvidarse de jugar con la comida. Recuerda lo que siempre te repetía tu madre una y otra vez: "Con la comida no se juega". Puedes dar un toque personal a algunos platos (decorando galletas con una telaraña o dando forma de ataúd a unos sándwiches, por ejemplo), pero no te vuelvas loca con la temática de miedo y, especialmente, deja el tema cacas al margen. ¡No es necesario hacer pasar a tus invitados un mal rato!

Calabazas que vomitan, dedos sangrantes que (desde luego) hambre no dan, frutas con caras de miedo, muñecas de miedo convetidas en cuencos... Estos son los platos que JAMÁS deberías preparar para tu fiesta, por mucho que hayas organizado un evento terrorífico y quieras dejar a todo el mundo con la boca abierta. Si lo haces, conseguirás exactamente el efecto contrario. Esta galería no tiene desperdicio.

Continúa viendo nuestras galerías